free web hosting | website hosting | Web Hosting | Free Website Submission | shopping cart | php hosting

 

La página de un americano,  latino, uruguayo,  sanducero,  batllista y libertario  

Domingo, 13 de Octubre de 2002   Actualizado a las 23:05

FIN DE FIESTA TILINGA  (tilingo, -ga (de tilín) adjetivo. América. Memo tonto , simple, mentecato. 2 Argentina. Ñoño, ridículo. 3 m. Venezuela. Juego infantil en que se pone silencio a los concurrentes, so pena de cierta obligación. Microsoft Encarta) El Partido Nacional no había podido gobernar desde 1962. Veinte días antes de las elecciones de 1989 apareció la solución mágica: un caudillo gremial que hablaba de los pobres abuelitos, Colotuzzo; y un soberbio articulador político, director del diario de mayor circulación, el paraestatal "El País", Wáshington Beltrán, hicieron el acuerdo con el candidato blanco Luis Alberto Lacalle.

Tres editoriales magistrales del Director del diario llamaron a apoyar la Reforma Constitucional a favor "de los abuelitos" fundada en la "Solidaridad Intergeneracional".  Muestra de uno de los mejores ejemplos de irracionalidad política, bellamente redactados, los admirables editoriales era la mayor muestra conocida de chantaje emocional a que fueron sometidos los votantes.

En un país de escasa cultura económica y abundante pensamiento mágico, esa movida política que terminaría confiscando no sólo los ingresos de quienes votaron esa reforma, -incluidos los propios jubilados comunes-, sino que terminó por conformar la mayor y más inmoral deuda externa que haya conocido el país, proxeneteando a las futuras generaciones, en un saqueo imposible de evaluar pero que puede estimarse, con sus intereses, en más de veinte mil millones de dólares en los doce años en que pudo -a un costo social de guerra- ser financiada.

El candidato del Partido Colorado, el hoy Presidente de la República, en un recordado discurso en Florida arrió la bandera del Partido y se negó a pagar esa factura colosal. Obviamente  perdió, ante la marejada de oportunismo indecente y pensamiento mágico. Le quedó el honor, cosa importante, el suyo personal y el de su Partido. Lacalle, se dice, que ya en el gobierno, viendo el importe descomunal de la factura se negó a pagarla y pidió apoyo a Batlle para desconocer la deuda asumida, pero éste no quiso desconocer la voluntad del pueblo.

El jueves 20 de junio de 2002,  a seis meses exactos de que cayera el gobierno del derechista De la Rúa en Argentina, el Fondo Monetario Internacional asiste financieramente a un país saqueado y colapsado. Para conceder la asistencia impuso la venta de los activos del Estado y la flotación libre, además de la desindexación como expresión de la voluntad de pago. El Ministro Bensión anunció la flotación del peso ante la inminente cesación de pagos del Estado, default. Ni el círculo íntimo del Presidente Batlle se lo imaginaba, y sus socios de la coalición se enteraban por trascendidos. Había llegado la hora de la derrota ilevantable del sistema político del régimen, fin de época.

La Reforma Constitucional de 1989 contenía cláusulas indexatorias para ajustar las jubilaciones. Poco importa si eran el Índice Medio de Salarios, el precio CIF de los Mercedes Benz en puerto Montevideo, ó dolarizar directamente, pero se negaron a declarar quien pagaba, excepto que se reservaron cinco puntos de la recaudación del IVA. ¿Cómo es posible que un sistema de retiros, por más que sea público, se financie con impuestos al consumo?. ¿Un sistema de retiros no implica ahorros previos?. ¿Un sistema de retiros implica masivas transferencias generacionales desde el futuro hacia el presente?. Pero no había ahorros previos.  Al sistema público de retiros, desde siempre empañado por sospechas de gran corrupción,  el Estado lo había estafado en las décadas previas con papeles públicos y los jubilados actuales no tenían ahorros previos,  se los habían volatilizados. ¿Porqué,  -antes de hacer pagar a todos,  incluidos a los pobres, desempleados e indigentes, jubilaciones de otros,  propiciando una carga impositiva imposible de pagar para empresas capitalistas-,  no se vendieron los activos generacionales como en la Argentina?. El pueblo uruguayo, ordenador de la transferencia más grande de la historia del país, desde la población activa y sus hijos, actuales y futuros, hacia los jubilados, nuevamente fue consultado en plebiscito de 1992 sobre enajenación de las empresas públicas. Pero el pueblo, que tres años antes había abierto la billetera ahora la cerró y los propios líderes de las gremiales de jubilados apoyaron esa decisión en una muestra de burricia política difícil de igualar. 

¿Con qué,  entonces,  se pagaría la Reforma?. Nadie se hacía cargo. Esta indefinición persistió, pero la alta burocracia del estado también se blindó. Al reajustarse por el Índice Medio de Salarios los jubilados le expropiaban los aumentos de productividad de los trabajadores activos por mejoras tecnológicas de los que ellos no habían participado. Esta expropiación le costó a los funcionarios públicos perder el 30% de su poder adquisitivo mientras que los jubilados ganaban un 50% en la década. Para atenuar esta sangría doble de los jubilados a los funcionarios públicos hubo que acentuar la apropiación de recursos (confiscación mediante indexación) hecha por el Estado, inventar una moneda, el IPC, reajuste de presupuestos estatales por el Índice de Precios al Consumo.  El Contador Ariel Davrieux  ligó el valor de un moneda de una economía de un pequeño país tercermundista con sólo ochocientos mil trabajadores en régimen capitalista -el peso-, con la unidad de sistema monetario de la primer economía del mundo, potencia científica dirigida por la más exitosa clase política,  -el dólar. Algo así como tirar un carro con un avión. Pero en el colmo de la irracionalidad a ese engendro le sumó una paramétrica,  el misterioso índice de precios al consumo,  que significaba que lo que se debilitaba la moneda más débil se lo acreditaba como fortaleza a la más fuerte, con lo que se obtuvo una súper moneda. En términos de medicina cotidiana, significaba aumentar la fiebre que un paciente padeció ayer por la que padece hoy a los efectos de combatir la gripe. Se puede combatir la gripe pero pasado cierto tiempo y los 42º grados estallan las células seminales y las neuronas y el paciente muere.  El peso uruguayo reajustable por IPC logró rendimientos en dólares cercanos al 20 y 30%. Otra que los rendimientos de la Bolsa de Wall Street que es el índice capitalista macroeconómico de ajuste por excelencia: cuatro funcionarios, una oficinita y a calcular el IPC. La clientela cobraba en IPC. El índice implicaba que la inflación en Uruguay (IPC) era acreditada a favor ajustando al alza los sueldos y jubilaciones. O sea, una ineficiencia macroeconómica se potenciaba -multiplicándose- a sí misma. El remedio era forzar a la baja al dólar provocando una transferencia desde los sectores productivos de la economía hacia los sectores improductivos. Pero si se hubiera seguido estrictamente, al haber deflación (inflación negativa) hubiera que reajustar sueldos y jubilaciones a la baja. La solución Davrieux fue seguir fogoneando al tipo de cambio al alza para obtener así aumento de precios, inflación,  que el índice no se volviera negativo y poder aumentarse sus sueldos de bolsillo. Al ajustar los impuestos por IPC también logró triplicar la carga impositiva para financiar los aumentos de sueldos y jubilaciones. El invento diabólico que se alimentaba de la destrucción de valores económicos (inflación) hizo que el Estado aumentara la apropiación de bienes aún cuando el Producto Bruto Interno bajó de u$s 21.320 millones (1998)  a u$s 15.000 (2002). Pagar una factura de u$s 3.480 millones al Banco de Previsión Social con un PBI de 1998 era ya anticientífico, pagarlo con un PBI del 2002 estalló al Estado.

Mucho más que la modesta convertibilidad de Cavallo, que sólo igualaba peso dólar sin reajustar. El desastre se anunciaba solo. Véase "La Demagogia Uruguaya" crónica bastante del irracional saqueo del régimen al patrimonio de los habitantes.

Aquí en Paysandú, una anécdota personal ilustra la irrealidad vivida. En agosto de 1998 propuse una Sesión Especial de la Junta Departamental para "debatir la incidencia del alto costo del Estado y de la propia Intendencia Municipal". Ésta de gastar 16 millones de dólares en 1995 pasaba a gastar  31 millones en 1999,  año de caída del PBI. Obviamente que para el club político que el Intendente Larrañaga (Partido Nacional) financiaba con la plata de los sanduceros era como proponer canonizar al mismísimo Diablo. La clientela, despreciando la sensatez, aferrada a sus superpesos dolarizados, con exhibiciones obscenas de poder difamatorio  y riéndose mío, se las arregló  -no para apagar la luz de la Sala de Sesiones y retirarse de ella como ya habían hecho en otra oportunidad-  pero la Sesión nunca se realizó. Trataron a un representante popular con nueve años de Universidad como si fuera un aguafiestas, en tanto ellos aprobaban un Presupuesto Municipal que pagaba más de mil dólares por mes a un auxiliar de limpieza. ¿Qué país se construirá con esta mentalidad,  que fue la misma del Proceso Cívico Militar mientras la "tablita" se mantuvo?. El Municipio dilapidó más de trescientos millones de dólares en estos doce años y el Departamento nunca estuvo más arruinado y empobrecido que ahora con mayor injusticia social, una década infame de resentimiento anticapitalista.

Lo de Paysandú es sólo un ejemplo. Porque los superpesos necesitaban respaldo de muchos dólares. Y la mimada plaza financiera pasó a ser el paraíso fiscal que recibía los dólares de la corrupción regional y el narcolavado. Pero la plata negra, que les fue fiel por tantos años, ahora también se iba. 

Quedan miles y miles de uruguayos expulsados del país por una gerontocracia amoral, la mitad de los niños nacidos en hogares pobres, un incierto pero genocida número de desnutridos infantiles y el azote formidable de la realidad.

La caída del Estado uruguayo se explica por una pérdida masiva de valores éticos. Con una legislación propia de la Dictadura Militar que blinda al Poder Ejecutivo impidiendo que se investigara a sí mismo, el aumento de la gran corrupción fué exponencial. Explotación de los que no tienen voz, las futuras generaciones, plaza financiera, narcolavado, pensamiento mágico y patotear a la disidencia. Sólo setenta personas pueden promover la acción penal en el Uruguay, pero para tan sólo setenta personas es imposible sostener el principio de legalidad de una Sociedad: los fiscales en lo penal no intervinieron en la corrupción política salvo en honrosas excepciones, después terminaron por no intervenir en casos de grandes delitos económicos, después en decenas de homicidios no esclarecidos, y las mafias y los corporativismos desenfrenados tuvieron cancha libre. Pero la caída del Estado uruguayo es fruto de la profunda ignorancia en Economía y en Derecho de un pueblo que paga mucho por educarse y lo engañan aquellos en quienes confía,  y la excepcional debilidad de la sociedad civil. Un periodismo remunerado para la mentira y medios de comunicación obtenidos por gracia de los gobernantes,  el conformismo social,  partidos políticos que son una farsa antidemocrática, el extendido desprecio por la cultura de la producción.

 Cuando a un representante popular le cortan la energía eléctrica para que no siga exponiendo en contra de intereses corporativos no va a sufrir esa persona, sufrirá la sociedad, el pueblo, porque,  ¿para qué se invierten cientos de miles de dólares en preparar a un integrante de la sociedad y después se lo amedrenta y patotea si dice la verdad?. ¿Acaso la verdad no nos alcanza si callamos al que la dice?.

La locura, por más que sea colectiva, no transforma la realidad. La realidad llega, y llegó.

 

 

 

 

 

El traductor

El Ministro Bensión tradujo finalmente exigencias hechas desde hacía meses por los prestamistas del régimen. Ahora le queda cumplir las otras exigencias: liquidar los activos públicos. Durante generaciones el sistema político gritaba en las Cámaras: "Que paguen los que vengan",  afirmación inmoral de cargar al futuro con la ineptitud del pasado. El futuro llegó. Ahora, obviamente, el sistema político intentará no pagar impidiendo la liquidación de los activos contra los cuales emitieron cheques y vendrá el default liso y llano. La izquierda tendrá que probar la causa ilícita del endeudamiento para no pagar parte de la deuda externa.

 

 

 

Enterado,  cúmplase.

Antes de que agotaran totalmente las reservas, Batlle tuvo que reconocer la derrota en la última de muchas batallas perdidas. El Fondo lo enteró por su Ministro para que diera el cúmplase. Tanta tozudez tuvo un costo de guerra. A pesar que el FMI le prohibió usar las reservas para sostener un dólar artificial, hará precisamente eso, perderá las reservas para sostener el paraíso perdido.

 

 

 

 

 

 

Todo perdido.

El Vice Presidente de la República integrante del Foro Batllista, sector que designó al Contador Ariel Davrieux, responsable de la mayor catástrofe económica y social sufrida por el país desde su fundación a raíz de un saqueo provocado por el abuso de la debilidad. El padre del Vice Presidente, Don. Luis Hierro Gambardella fué uno de los pocos que se opuso públicamente a los Reformistas de 1989,  la propuesta suponía un "envilecimiento de la Constitución" en sus palabras

 

.

la batalla de los beneficiarios
sueldos de la economía 1989 - 1996

nivel de actividad PBI

+26,50%
pasividades   +48,70%
funcionarios municipales +99,10%
func Gobierno Central -17,10%
func Empresas Públicas +19,70%
Salario Real Medio +1,60%
Mientras el salario privado sólo subió un 1,6% desde la Reforma Jubilatoria de 1989, ya los jubilados habían ganado un 48,7%, en seis años, al costo de provocar una confiscación al salario público de  -17,1%. La clientela de los municipales duplicó su sueldo (+99.1%) a costa de los reajustes de impuestos por el expropiatorio Indice de Precios al Consumo.
Fuente: Búsqueda Nº 882 13 de Febrero de 1997.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Enterados?.

Mientras el círculo íntimo elaboraba medidas ininteligibles para bajar el gasto público, a seis meses exactos que cayera De La Rúa, los prestamistas bajaron el pulgar. En el exterior ya no les creen.

 

factura BPS 1999 u$s 3.420:364.000,  +388%

 

 

 

 

 

 

 

Menos los multijubilados de privilegio estaban todos.

En la mayor concentración cívica desde la Dictadura Militar, el pueblo rechazó al régimen, pero no lo escucharon. El régimen se convenció momentos antes del default y empezó por la menos dolorosa de las tres exigencias de los banqueros: vender los activos públicos, desindexar y flotar.

 

 

Ni enterados.

El Partido Nacional no fué ni enterado de la aceptación de la exigencia fondo monetarista. Uno de los más firmes defensores de los multijubilados de privilegio no aceptarían la devaluación. Durante el gobierno blanco se dió la mayor parte de la transferencia desde las futuras generaciones y el sector privado a los actuales jubilados.

 

apenas la partidocracia tomó el poder ajustó por IPC los sueldos de los clientes

Ley Nº 15.809 PRESUPUESTO NACIONAL DE RECURSOS Y GASTOS SE APRUEBA PARA EL ACTUAL PERIODO DE GOBIERNO El Senado y la Cámara de Representantes de la República Oriental del Uruguay, reunidos en Asamblea General, DECRETAN:

SECCION 2

Funcionarios

CAPITULO I

Redistribuciones y complementos

Artículo 6º.- El Poder Ejecutivo, en períodos no menores de tres meses ni mayores de cuatro, adecuará las remuneraciones de los funcionarios comprendidos en los Incisos 02 al 13, de modo de mantener y recuperar progresivamente el poder adquisitivo del trabajador público. Los ajustes serán realizados tomando en consideración la variación del índice general de precios al consumo confeccionado por la Dirección General de Estadística y Censos y las disponibilidades del Tesoro Nacional, efectuándose la próxima adecuación no más allá del 1º de marzo de 1986, para el período comprendido entre el 1º de noviembre de 1985 y la fecha de dicho ajuste. De dichos ajustes se dará cuenta a la Asamblea General. Derógase el artículo 13 del decreto-ley Nº 14.252, de 22 de agosto de 1974, con la redacción dada por el artículo 10 del decreto-ley Nº 14.416, de 28 de agosto de 1975". Publicada D.O. 21 abr/986 - Nº 22141.

Sanguinetti: el inicio de la fiesta tilinga

factura Banco de Previsión Social 1990 u$s 897:401.083,
Artículo 574.- Fíjase en los siguientes montos el presupuesto total del Banco de Previsión Social, a valores del 19 de enero de 1990:

 

  Año 1991, N$ 752.022:107.794, (nuevos pesos setecientos cincuenta y dos mil veintidós millones ciento siete mil setecientos noventa y cuatro). u$s 897:401.083, (u$s 838).

Montevideo, 28 de diciembre de 1990. Cúmplase, acúsese recibo, comuníquese, publíquese e insértese en el Registro Nacional de Leyes y Decretos. LACALLE HERRERA. JUAN ANDRES RAMIREZ. HECTOR GROS ESPIELL. ENRIQUE BRAGA SILVA. CARLOS E. DELPIAZZO. GUILLERMO GARCIA COSTA. WILSON ELSO GOÑI. AUGUSTO MONTES DE OCA. CARLOS A. CAT. ALFREDO SOLARI. ALVARO RAMOS. JOSE VILLAR GOMEZ. RAUL LAGO.

factura Banco de Previsión Social 1999  u$s 3.481:674.000, +(388%)

EGRESOS DEL BPS (a valores promedio 1999 - en miles de dólares constantes)

 

Variaciones

 

Año

1998

Año

1999

Estructura 1999

Miles U$S

%

1. Egresos Totales

3.420.364

3.481.674

100.0%

61.310

1.8%

1.1. Egresos por prestaciones

2.801.269

2.849.935

81.9%

48.666

1.7%

1.2. Transferencias a terceros

478.126

491.236

14.1%

13.110

2.7%

1.3. Gastos de Gestión

139.605

139.648

4.0%

43

0.0%

1.4. Variación F. Fijos y C. De Ahorro

1.363

854

0.0%

-509

-37.3%

Del cuadro anterior se desprende, que los mayores egresos corresponden al pago de prestaciones, los que absorben un 82% del referido total. Su crecimiento respecto al año anterior fue del 1,7% y debido a su alta ponderación pautan el crecimiento de los egresos totales que fue del 1,8%".

"Indicadores de la Seguridad Social" N° 167 - Asesoría Económica y Actuarial del BPS - Marzo de 2000 - pág. 137 a 148. Elaborado por Cr. Roberto Bianchi - Gerente de Sector Prestaciones de Corto Plazo.

 ME AUMENTARON EL ALQUILER.  El Intendente de Montevideo sufre en carne propia el fin de fiesta.  Ya no hay dólares baratos provistos por endeudamiento de las futuras generaciones, y los pesos flacos de un Estado defaultiado y colapsado ponen nerviosos al club político armado con la plata de los contribuyentes. No sólo multiplicaron los impuestos municipales desde 1989, aumentando el Presupuesto de u$s 85 millones (1989) a cerca de u$s 400: (2002) sino que en tono amenazante las jerarquías municipales advierten a Bensión sobre el aumento inflacionario que pulverizaría sus prebendas. No le bastó haber expulsado a la clase media montevideana hacia los asentamientos encareciendo el costo de la vivienda y los servicios municipales en los barrios otrora populares. La partidocracia extrajo a los montevideanos cinco mil millones de dólares (u$s 5.000:) en 13 años y destinó más de la mitad de ellos a pagar sueldos reajustados a sus empleados. La pobreza aumentó en los cinturones pobres, los asentamientos, otrora "cantegriles". Montevideo hoy es una capital pequeña y mediocre que no retorna lo que se paga en impuestos a pesar de ser tan cara como Amsterdam, Toronto ó Montreal...

Los miembros del Club ganan más que los contribuyentes. La izquierda burocrática no entiende: cree que el pueblo quiere cambiar de amo. No, Señor Arana. El pueblo no quiere amos.

inicio                     comentarios