free web hosting | free website | Web Hosting | Free Website Submission | shopping cart | php hosting

La página de un americano,  latino, uruguayo,  sanducero,  batllista y libertario

Redacción original Viernes 02 Setiembre de 2005. Actualización Domingo, 18 Septiembre 2005

los autores intelectuales del terrorismo de Estado y de la insurgencia armada no quieren que los militares declaren por miedo a que la cadena de investigación los termine incriminando.

cancillerías europeas, derecha republicana en USA, agentes extranjeros, masonería, curia, globalizadores del BM, BID, FMI,mediante el olvido, desean borrar sus huellas.

Después del Saqueo de la Guerra Civil, el Perdón y el Olvido.

 

política económica e instituciones

Astori: el desacato institucional como mecanismo democrático

"el presidente sostuvo que era prioritario cumplir con el “pueblo (antes) que con el Fondo”.(De la crónica de Brecha).
 

 

Después de entrevistarse con Lula, el Presidente del BID, Enrique Iglesias, (ex canciller del primer gobierno Sanguinetti a propuesta de Lacalle), el borbónico de forestación y papeleras, en su brindis de despedida fue ¿involuntario? ¿testigo? de las dificultades que su apadrinado Ministro de Economía Danilo Astori tenía para hacerle tragar a sus socios de coalición un presupuesto quinquenal contractivo de la economía, deflacionario del tipo de cambio y estrangulador del mercado interno al establecer una virtual congelación de sueldos y jubilaciones públicas, pero que tiene el mérito de ser el reaseguro de las remesas que el estatuto de coloniaje impone entregar a los prestamistas internacionales.

Blandiendo como zanahoria unos u$s 270: millones en préstamos Iglesias ya había ablandado terreno. Pero, él y todo el país presenció la negativa de Astori a firmar el proyecto de ley presupuestal sobre el último día del plazo constitucional -luego de que todos los otros ministros ya lo hubieran hecho- en una maniobra de chantaje que recuerda las peores épocas de negociaciones de politiquería barata: - no entregó la renuncia firmada por miedo que Vázquez, encorajinado, se la aceptara y lo sustituyera "ipso facto", renunció "de boca", se atrincheró en el Ministerio el día del vencimiento del plazo constitucional (art.214), pero apretó al resto de la coalición contra los plazos -en una maniobra que amenazó dejar vigente el presupuesto anterior de Batlle Ibáñez, nada menos-. Si esto hubiera ocurrido en una lejana Junta Local del interior de un Departamento la anécdota movería a risa de cómo hay ingenio para extorsionar en minoría, pero ocurrió a los seis meses de instalado un gobierno que iba a cambiar la vida política del país y en el mayor nivel ejecutivo.

Si Vázquez hubiera decidido prescindir del Ministro, no habría tenido tiempo material para hacerlo antes de las doce de la noche del 31 de agosto!.

Esto evidencia de qué forma los prestamistas internacionales y sus políticos de confianza utilizan todos los recursos a su alcance, aún los políticamente amorales. Y lo peor es que ganó el Ministro Astori: no concedió el 4,5% para educación que le ordenó el Presidente, en desacato institucional. "Si no van de acuerdo el Príncipe y el ministro el primero sufrirá mas las consecuencias" decía Maquiavelo.(Editorial Andreus, 1979, pagina 144).

En el balance el Ministro Astori impuso su voluntad al costo de incendiarse políticamente a lo bonzo, pero la investidura presidencial y la institucionalidad democrática sufrieron un grave perjuicio. En los propios términos del Presidente Vázquez -según "Brecha"- se vió obligado a primero cumplir con el Fondo y luego con el pueblo.

La segunda fuerza política de una coalición le impuso su voluntad al resto de la coalición, ese es el hecho político. ¿Alguna fundación europea financiará un seminario sobre "Democracia y soberanía popular. Transparencia del sistema" después de estos hechos, o será llegada la hora de analizar si no son los propios prestamistas internacionales usureros los que amenazan -y se imponen- a la soberanía popular?. ¿No es quizás el estatuto de coloniaje, cada vez más visible y grotesco, la verdadera amenaza a las libertades y a la prosperidad general?.

Un Presidente desautorizado por su Ministro de Economía ¿no es una subversión en los términos?, porque, ¿a quien la Constitución le confía la representación del Estado y del país?. ¿Un ministro que utiliza esos "recursos" es garantía de estabilidad de mercados?. Y, ¿no será que el estatuto del coloniaje impone el secuestro de las "cajas" (ministerios de economía) de los estados a cualquier precio y costo político?. Primero se desautoriza a un Presidente, ¿luego viene el "mensalão" ó simplemente un estado policial cada vez más prepotente?.

¿Cómo ha de razonar el ciudadano común al analizar esta situación?. Si al Presidente de la República actuando con el consenso de un Consejo de Ministro y asesorado de conformidad por la Oficina de Planeamiento y Presupuesto -quien tiene esta competencia por Constitución- se le subvierten sus órdenes, ¿qué puede esperar este ciudadano de no marchar acorde a lo que línea fondo monetarista impone?.

Y resulta lamentable que algunos ministros hayan emparchado el entuerto en favor del ministro Astori a costa de la investidura presidencial, pero nos quedamos con la actitud del Canciller Gargano de reclamar "lealtad" a los ministros.

Es una situación alarmante, pero en la malaria hasta suerte es que estos entretelones los conozca el pueblo. En este país la presión de los iniciáticos de la exacción colonial, empezando por Sanguinetti Coirolo, siguiendo por Lacalle, y ahora por Astori, con la apoyatura externa de los Rodrigo Rato y Enrique Iglesias ya se ha desmadrado haciendo a la soberanía popular a un lado cuando no conviene. Y decimos suerte, porque nos alertará aún más, pero alertados tenemos que estar cuando al anterior Presidente se lo presionó con su desplazamiento del poder, hecho que tuvo muy escasa difusión y a pesar de que él mismo lo desmienta. 

 

"La luna de miel continúa: el 62% de los uruguayos aprueba gestión de Vázquez". El oficialista "La República" salió el domingo 1° a disfrazar realidades y desinformar.

"La luna de miel continúa: el 62% de los uruguayos aprueba gestión de Vázquez". El oficialista "La República" salió el domingo 1° a disfrazar realidades y desinformar.

OTRO SUMMA CUM LAUDE. "Nos parece que ha habido un aumento claro de credibilidad del país, y que también el cambio de gobierno y que la orientación macroeconómica se mantenga, e incluso se acentúe ..." declaró Rodrigo Rato según "La República". a la salida de su reunión con Tabaré Vázquez y Astori.

OTRA ACTITUD. "El jefe de Estado le recordó al directivo del FMI que el organismo "apoyó" al gobierno de Fernando de la Rúa "cuando sabían que la Argentina se hundía" y contrastó esa actitud con la actual de indiferencia y hasta renovada presión. "A De la Rúa le dieron plata y a nosotros nos están sobreexigiendo a pesar de haber cumplido las metas" le dijo Kirchner al borbónico aznarista Rodrigo Rato, según la agencia DERF.

OTRO CAVALLO DI TROYA.. El ex Ministro de Economía de Jorge Luis Batlle Ibáñez, Isaac Alfie, senador, se desmarcó enfáticamente del actual Ministro Danilo Astori."El presupuesto nos hace acordar a la política de Domingo Cavallo" acusó, agregando según "El País" de Montevideo, "La iniciativa propone "un tipo de cambio prácticamente fijo" y una "expansión fenomenal del gasto público en dólares". En el caso de los jubilados "hay una discriminación que atenta contra el principio de igualdad". Parece que la secta fundamentalista fondo monetarista del "astorismo" a retornado a la época del simple y puro liberalismo de 1982, cuando Astori en "Opinar", semanario del tariguismo, escribía para Batlle Ibáñez sobre economía. Que Alfie, vocero de Batlle Ibáñez, ahora advierta sobre la catástrofe cercana significa que hasta los "liberales" se alarman. ¿Que extraño, no?.¿Sabrán algo más?.

 

 

Si un militar concurre a un Juzgado como indagado por un crimen de la Dictadura militar se va a limitar a declarar lo que sabe. ¿Y que sabe?. Lo que le ordenaron y quien se lo ordenó. El Juzgado llamará a quien dió la orden, y el proceso de incriminación avanzará hacia arriba, superará el nivel operativo, militar, y quedará en el nivel decisorio, eminentemente político, es decir, la jefatura del Estado, ministros, consejeros de estado de la época, senadores y diputados. Pero, en ese nivel, influyen embajadas extranjeras, personalidades del arte, la política, distintos organismos internacionales.

Y sería altamente inconveniente y comprometedor que la incriminación de favorecer tanto a la insurgencia armada con financiamiento externo, becas, etc, como los gobiernos que financiaron a la Dictadura Militar mientras toleraban que algunos de sus partidos políticos hicieron lo mismo con la guerrilla, se comenzara a rememorar. También sería inconveniente que intelectuales que mandaban a la muerte a los combatientes revolucionarios mientras se sentaban en cómodos debates en el primer mundo y observaban las víctimas de su experimento sociológico comenzaran a ser señalados.

Nadie quiere hacerse cargo y todos quieren olvidar. Sobretodo los autores intelectuales, y sobretodo los intelectuales. Y nadie quiere reconocer como propio el resultado: el saqueo y la devastación que suceden a una guerra civil.

En poco más de cuarenta años el Uruguay fue devastado: 15% de emigración, el PBI y los salarios de los trabajadores a la tercera parte de aquella época, uno de los países más endeudados del mundo con los prestamistas internacionales, destrucción del aparato productivo nacional, destierro de la clase media y baja del medio rural a los cinturones de miseria de las ciudades, vaciamiento de la ciencia y la cultura nacional, creciente extranjerización de recursos nacionales subsidiada por la clase política con dinero de los más pobres, desde la Reforma de 1996 uno de los países más autoritarios y más antidemocráticos de América Latina con bases constitucionales que anulan la participación ciudadana en el sistema electoral reducido a meras "votaciones", -que no elecciones-, de una partidocracia cooptada y aherrojada, y finalmente, una administración de justicia del régimen con los procedimientos penales más aberrantes y medioevales, dependiente del impulso procesal penal de un Ministerio Publico y Fiscal -lacayo del poder político- que ha terminado por desconocer la legalidad internacional e interna, denegando justicia y persiguiendo a la disidencia.

Este es el resultado: la destrucción de un país.

De forma que es obvio que nadie de las generaciones que destruyeron el país desee buscar la verdad si es al costo de incriminarse en el proceso.

Los gobernantes de la época no quieren revivir su participación en la exacerbación de la tensión política, sus guardaespaldas transformados en bandas paramilitares, los asesinatos políticos de Zelmar Michelini, Gutiérrez Ruiz, dos de los más brillantes dirigentes de recambio, uno de cada partido, que eran, seguramente, futuros presidentes; los atentados contra Wilson Ferreira Aldunate, el último caudillo nacional del país y su encarcelamiento y proscripción política.

Los gobernantes de la "Restauración Democrática" que abrazaron la solución de impunidad de la Monarquía Borbón, propiciada por toda la clase política española, -desde comunistas a falangistas- y que aquí quiso imponer Sanguinetti Coirolo trayendo al Rey y a Felipe González, solución de impunidad contraria a todo el Derecho Interamericano y al Derecho Internacional, luego de veinte años de impunidad, (1985 - 2005), tampoco quieren la verdad.

Siguen aferrados a la parte que los beneficia de la Ley de Caducidad, -artículos 1° al 3°- desconociendo el artículo 4°, pero ampliando la ley para que ampare lo que no ampara, que ampare los crímenes anteriores a la Dictadura Militar, antes del 27 de junio de 1973, y que ampare aún los casos excluidos por la ley, como los casos Gelman, Michelini y Gutiérrez Ruiz, los delitos económicos cometidos durante la dictadura, y llegan al extremo que querer amparar los casos posteriores a la Ley, como el caso Berríos.(1995).

No es que les preocupen los militares ni las Fuerzas Armadas, al revés, -si pudieran condenarlos a otros veinte años de condena social sin justicia lo harían-, lo que les preocupa es que hablen, que se comience el proceso de incriminación hacia arriba, hacia ellos, y hacia afuera del país, hacia los autores intelectuales externos, hacia la apoyatura geopolítica de la violencia contra y desde el Estado, cuya destrucción ocasionó la del país.

La ley de Caducidad también la hacen regir para los asesinatos políticos ocurridos durante la "Restauración", caso Villanueva Saravia, también para los grandes saqueos bancarios, para los grandes desfalcos desde el Estado, para el crimen organizado, para el gran contrabando, porque la impunidad es un pacto de fuertes y violentos contra la civilización, contra el Derecho. El que mató impune no podrá señalar al que lo roba impune porque se incrimina con su pasado, es el circulo vicioso del encubrimiento del sistema. Rehenes.

De ahí que ya no convenga aplicar la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada, Ley 16.724, posterior y derogatoria de la Ley de Caducidad, ya no conviene investigar siquiera, la justicia no conviene. Y se asegura la impunidad mediante la intervención de los fiscales del Ministerio Publico y Fiscal para bloquear ab initio a la más que precaria administración de justicia adicta. El ejemplo es el caso Gelman y la intervención del Fiscal Moller, respaldada por el ex Presidente Lacalle, borbónico, pero no es el único.

Mucho nos tememos que el Presidente Tabaré Vázquez resulte acorralado por esta dinámica, hijo de esta dinámica, y termine proponiendo la "legalización" de la impunidad, algo que significa la muerte del Estado de Derecho. Su frase "Todos somos responsables" -biológicamente imposible para los menores de 60 años- no iba dirigida a los ciudadanos sino al Partido Nacional, fuente de la "infidencia" del plan de impunidad que se anunciaría el 10 de diciembre tal como detalló Zelmar Lissardy en "Clarín" de Buenos Aires.

El "Estado Policial" es el correlato político de la exacción colonial desde 1958 descrita aquí en "La Demagogia Uruguaya", la insurgencia fue su combustible, en términos de Perón la rosca de la represión ajustó con la tuerca de la insurgencia, en el medio quedó prensado el país. Y mientras el Presidente Carter suspendía la ayuda militar, el FMI financiaba a la Dictadura.

Entonces, en esta lógica, el Partido Nacional, todo el Partido Nacional, alguno de cuyos sectores informaron a "Clarín" del plan de impunidad, tienen que asumir "Que todos somos responsables", porque -en esta lógica- si se quiere lo uno se quiere lo otro. Allí está Brasil con Lula, impunidad y "vuelta de página" y créditos del financista de las dictaduras militares, el Fondo Monetario Internacional.

Y allí está, Argentina, con su justicia, pero peleada con el FMI, el BID y el BM, tiroteada semanalmente por Rodrigo Rato y retada por el Papa Ratzinger, teniendo que "desendeudarse" rápido para evitar las continuas difamaciones y escaramuzas en los altos círculos de Londres, Berlín, París, Madrid y Roma, a pesar de que alguno de estos países estén más endeudados, tengan mayor déficit fiscal, menor competitividad y tasas de estancamiento que no de crecimiento mucho peores que la Argentina.

La mecánica es la del "paquete", -rat pack- impunidad y créditos. Si se quieren las papeleras se quiere la impunidad, que poco se diferencia de la alta contaminación, hasta podría decirse que la impunidad es la alta contaminación que sufre el derecho cuando se encuentra atacado.

De forma que hay que arrear a todo el Partido Nacional hacia el corral de la impunidad, el "dar vuelta la página", es decir, legitimar el saqueo y la exacción colonial de los últimos cuarenta años. Y es aquí donde se juega todo. Y es obvio que viendo que el principal aliado del FMI, del BID y del BM en la región es Lula, y examinando su situación de "pato abaleado" según la oposición, algunos duden, y en los términos de "Guitarra Negra" de Zitarrosa, desconfíen de entrar al corral porque ahí no hay pasto y está el marrón y está el marronero ... .

Teniendo en cuenta que la economía está detenida debido a la excesiva tributación que el Ministro Astori está asegurando remesar a los prestamistas internacionales, -estrangulando el mercado interno a niveles increíbles, sorprendiendo a sus mandantes, situándose a la izquierda de Milton Friedman, Papa del FMI, pero a la derecha de Lavagna, y a la ultraderecha de Joseph Stiglitz quien propone "quitas" al FMI-  la impunidad en el tema de los derechos humanos implicaría el fin del gobierno Vázquez y el comienzo del fin de su carrera política.

Las demandas que la sociedad uruguaya apoyó votando a la "izquierda" eran economía y derechos humanos. La demanda economía está frustrada por la acción de los garantes de los prestamistas internacionales, acentuando con su mezquindad la violación de los derechos humanos de la sociedad que realiza el Estado; de frustrarse la demanda derechos humanos la sociedad perdería las esperanzas en que el gobierno solucione sus pretensiones. Sería perciba como una mentira más y sería la última.

Tanto Sanguinetti Coirolo, como Lacalle y Batlle Ibáñez, y sus apoyaturas internas y externas, necesitan de Vázquez para continuar con la impunidad y no desatar un proceso que los termine incriminando. Tanto Mujica como los demás dirigentes de la "izquierda" aceptarían "dar vuelta la página", la impunidad. El problema parece provenir de Larrañaga Fraga, -¿la fuente de Lissardy?- quien está comprometido tanto con Lacalle, como con Sanguinetti Coirolo y Batlle Ibáñez a quienes les debe algo más que un favorcito en su carrera política, pero eso de tragarse la impunidad y terminar siendo el pato de la boda por asociarse a bolicheros fundidos no le convence.

Dando como hipótesis cierta que el Partido Nacional apoye la solución de la impunidad de los socialistas españoles a la salida del franquismo, "a la Moncloa", los retazos autoritarios que aún se refugian en el Partido Colorado seguramente secundarían "dar vuelta la página", esto llevaría a la destrucción del NM EP Frente Amplio, siguiendo la experiencia brasileña de la auto destrucción del PT de Lula.

El tema quedará más dolorosamente expuesto que nunca, la denegación de justicia herirá las conciencias, otra vez la condena social sustituyendo a los tribunales, las Fuerzas Armadas disociadas de su pueblo otra vez al gueto indiscriminado, víctimas y familiares otra vez frustrados.

Los de afuera y los de arriba tienen miedo de su pasado.

Y el Uruguay quedará como paria en América -por más que ejemplos europeos de impunidad e ilegalidad sobren- porque la Corte Interamericana de Derechos Humanos no acepta amnistías ni puntos finales ni ninguna forma de impunidad. Ya lo ha sentenciado rechazando la Ley de Caducidad.

 

"El punto esencial de la legislación consiste en saber colocar bien la potestad de juzgar, pero en ninguna mano podrá hallarse peor que en las de aquél que tiene ya el Poder Ejecutivo". Montesquieu.

comentarios                      

por una sociedad con leyes

pero sin autoridades