free web hosting | free hosting | Business WebSite Hosting | Free Website Submission | shopping cart | php hosting

 

La página de un americano,  latino, uruguayo,  sanducero,  batllista y libertario

Documentos

Informe Junio 1984.
Análisis de la situación nacional y de la posición del Partido Colorado
 

 

A. (Movilización). El progresivo agotamiento que esta mecánica está sufriendo es un factor a considerar. Ella, conjuntamente con la negociación, es una de las dos palancas que tiene la sociedad civil y por esta razón, su desgaste incide sobre el poder de negociación.

La jornada del 27 de mayo pasado tuvo un rendimiento del 70% de sus similares realizadas el año pasado, lo que, si se correlacionan los diversos climas que tuvieron cada una, evidencia un desgaste todavía mayor. 

Las jornadas del 16 de junio y siguientes, a las que se puede caracterizar como "duras" por el alto riesgo que entrañaba para el pueblo participar, pudo alcanzar las cuarenta mil personas sobre la Avenida Agraciada en algún momento, pero en el resto de la ciudad no se apreció una participación que demostrara mayor respaldo. El caceroleo del 17 de junio del Frente Amplio fue casi inaudible.

Estas movilizaciones duras han provocado en su reiteración que ascienda la cantidad de militancia partidaria involucrada pero correlativamente se nota una baja en la participación del ciudadano común. En esta mecánica esto resulta crítico pues el punto de mayor vulnerabilidad es cuando la militancia se aísla del pueblo por notorias diferencias en cuanto a la forma e intensidad de los reclamos.  Todo clima de inseguridad  conspira contra la realización de concentraciones pacíficas masivas, debilitándose el instrumento de la movilización en sí.

Es importante notar que la militancia se mueve en torno a cualquier demanda de los partidos, pero el ciudadano es más apático si no percibe que demanda de su situación socioeconómica concreta son consideradas prioritarias. Las consignas o demandas de las jornadas del 25 y 27 de junio acertadamente tratan de revertir la  situación, pero no atemperarán el desgaste del instrumento en sí por percepción popular de que fue usado indebidamente para resolver pleitos por posiciones  entre los partidos.

B. (Situación General). El logro más importante obtenido es la consolidación de la Multipartidaria como el sistema político de la sociedad civil. Esto es claramente percibido por el pueblo como muestra de la capacidad de la clase dirigente para adaptarse en el cambio, de ahí que las críticas intrasistémicas son evaluados tan negativamente por el pueblo.

Por Asamblea de julio/1983, esta Secretaria proponía "Unir la sociedad en una estructura orgánica que la represente, sin exclusiones, integrándose con los sectores económicos, culturales y sociales en un organismo, que expresado por los partidos políticos..." y en base a la legitimidad sociológica pasara de la etapa de oposición a la de gobierno en el llano. Nosotros seguimos considerando como en aquella época, que toda oposición en último término legitima a un gobierno, y que la forma más eficaz  de salir era oponer un gobierno del llano a in gobierno de facto, competir ya por el poder sin esperar su transferencia formal.

Nuestras mejores esperanzas de aquella época han sido realizadas, básicamente por  la utilización inteligente de la  capacidad histórica del Partido de engancharse con los factores de poder de nuestro país. Esta tarea del Partido, que obviamente sería más fácil de realizar desde el gobierno, le han dado al sistema político de la sociedad civil una credibilidad y una  seriedad, como no aparecen darse cuenta algunos dirigentes de otros partidos, obsesionados por conseguir prioridades absolutas para sus demandas.

Esta situación fue facilitada por la presencia de extensos sectores en los otros sistemas de la sociedad civil que ya habían perdido toda esperanza de "pasar" sus demandas por el viejo sistema político militar.

Este bloqueo de la capacidad de asignar del sistema político militar (spm) productos sobre demandas insatisfechas y así  obtener apoyos específicos lo hizo entrar en tensión tan aguda que debe esperar bloqueos similares en la Multipartidaria ó demandas específicamente políticas para revivir en algo su capacidad. Este vacío de poder hace que la Multipartidaria sea percibida como gobierno en tanto que: a. tiene el poder de distribuir prioridades ahora ante el régimen militar sobre qué exigir y con qué grado de intensidad, y b. tendrá el poder luego de marzo de 1985.

Consecuentes con este razonamiento, -sobre el que tenemos un grado considerable de confianza sobre su eficacia- creer que estamos ante una mera coordinación de la oposición es un grave error y toda vez que por revivir el sistema político militar se llega a esta situación  es un retroceso.  En realidad nosotros percibimos que ya estamos ante dos poderes: uno formal, la Dictadura, el sistema político militar que no tiene ni espacio ni tiempo para persistir si no cambia radicalmente su estructura, pero que goza del poder físico aunque con limitaciones; y el otro poder, la Multipartidaria como sistema político de la sociedad civil, enganchado firmemente con los restantes sistemas de ella que esperan un tiempo prudencial para que se realice el cambio sistémico.

Con este  marco de referencia como mero esquema de entendimiento común, quisiéramos hacer notar nuestra preocupación sobre diversos problemas que se suceden o llegarán a hacerlo:

a. el primero se refiere a evitar el desgaste que la Multipartidaria sufriría en la percepción popular si levanta de una manera notoriamente privilegiada sus propias demandas intrasistémicas de nivel específicamente político: olvidando o retaceando espacio para las más importantes de los sistemas socioeconómicos. Si ello sucediese seria vista como un grupo de intereses más, opositor como otros, pero no como intérprete y voceros de los distintos sectores del pueblo. La población reacciona con solidaridad a las demandas específicamente políticas, pero con apatía cuando estas ocupan todo el universo del discurso político. Por ello vemos con simpatía que las consignas para las jornadas del 25 y 27 de junio tengan una adecuada proporción de diversas demandas de distintos sistemas. La enunciación de demandas,  aún con cierto grado de exclusión entre ellas,  hace el  espacio de mediación del sistema político, fortaleciéndolo.

b. control del sistema político militar.  El viejo sistema político militar tiene necesidad imperiosa de asignar aún cuando las consecuencias sean desgastantes de manera de mantenerse como tal sistema. Por ello nosotros creemos que la mejor línea contra el Tirano Alvarez es la que dice: "Alvarez no ve, no escucha, no habla, no existe, por tanto no puede hacer daño". Fuera de las dificultades ciertas de lograrse tal aislamiento es conveniente considerar que las ventajas serían enormes:  inoperante el viejo sistema político militar la Multipartidaria sería el eje  de la vida del país,  gobernando ya no sólo en la esperanza.

c. control de las demandas intrasistémicas. A este grupo le preocupa fundamentalmente el control de demandas intrasistémicas que al estar respaldadas por partidos políticos y utilizar la sublimación en otras demandas inexpresadas tienen una potencia tal que bloquean la capacidad de la Multipartidaria y forman un "eje de tensión" (no de entendimiento o pacto) con el sistema político militar. En el  caso de la demanda "por la liberación de Wilson Ferreira Aldunante" respaldada específicamente por el Partido Nacional es ilustrativo.

En estos momentos cuando son pocos los grupos representativos que logran expresar demandas ( PIT, ASCEEP, FUCVAM, Federación Rural , Cámara de Industrias, etc.) existe en el país una inmensa cantidad de demandas inexpresadas ya por inhibiciones varias como por falta de consolidación de sus voceros.  Estas demandas potenciales se subliman en otras si este proceso es puesto en marcha, y nosotros creemos que la demanda comentada (Wilson Ferreira Aldunate)  está en ese proceso.  Al ser tan fuerte y sostenida su prioridad con tanto respaldo puede objetivamente: 

a. erosionar la base de poder  de la Multipartidaria que es el cronograma de la salida democrática; 

b.  ser exigida directa e unilateralmente al régimen  lo que erosiona a la Multipartidaria como órgano concertante que elabora "listas" de prioridades  y realza la función del régimen cuando es de línea decretar su inexistencia; 

c.  forma un "eje de tensión" en una operatoria común polarizante que revive la capacidad asignativa del sistema político militar. 

Nosotros creemos que la forma mas eficaz de controlarla  no es ni ignorándola (hecho imposible),  ni dejar que corra sola, (hecho tensionante),  ni diluyéndola, (dado su nivel de latencia puede resurgir con mas fuerza) sino que es  aislándola,   al diferenciar  claramente en el discurso político las que lleva sublimadas ; y oponiéndole otras que hagan las veces de  excluyentes. Creemos que a demandas intrasistémicas se les baja su potencial tensivo priorizando otras demandas de los otros sistemas, de manera de ganar espacios de mediación y ganar apoyos específicos de los sistemas restantes.

Si pasamos lista a la línea del Partido Colorado vemos que sus  prioridades en el nivel político son:

1. vigencia de la Constitución de 1967 (desproscripción del pueblo);

2. Desproscripción de Partidos, (Partido Colorado, Partido Nacional, Frente Amplio);

3. Desproscripción de personas, (incluido Wilson Ferreira Aldunate);

4. Pacificación Nacional, con el funcionamiento de los tres institutos, amnistía, indulto y justicia.

En cada uno de los restantes sistemas hay una lista similar. En el caso de bloqueo por irrealizable de la 3a. ( WFA) la mejor forma de control no es levantar la 1a. y 2a. , sino levantar las primeras y segundas de todos los sistemas, esto es: sistema económico, 1a. urgente política respecto de los sectores mas postergados; 2a. reactivación productiva: sistema cultural:  1a. liberación y apoyo a la cultura nacional;  2a. reorganización de la enseñanza; y así.

Casi como todas las demandas pasan por el 25 de noviembre para ser realizadas como productos, todo lo que bloqueara el cronograma sería visto como atentatorio y excluyente del bien de la mayoría.

Para lo cual el discurso político debería ilustrar sobre todo y cada una de las demandas de los diversos sistemas, de manera de impedir el mecanismo de sublimación. Sosteniendo el cronograma, se sostiene la base del poder de la Multipartidaria, demandas de grado excluyente la fortalecen. La priorización de las demandas de base socioeconómica hace ganar los apoyos específicos mas importante. 

d. Al ser tomada la Multipartidaria como sistema político se observa entre sus integrantes diversas modalidades: los representantes del Partido Nacional son decididos voceros de demandas eminentemente -intrasistémicas- políticas y en tal circunstancia se hallan atados a su papel, siendo imposible que puedan cumplir la función más importante que le sería  beneficioso actuar como el analizador, clasificador, sintetizador de las demandas y emisor de los productos de la Multipartidaria, actuando en lo más genuina función política. La población percibiría  inmediatamente la diferencia entre quienes exigen de la Multipartidaria (PIT, ASCEEP,  Cámara de Industrias, Cámara de Comercio, Federación Rural,  y el Partido Nacional) y quien es la Multipartidaria, quien realza mas los productos de las demandas, y si menciona demandas, lo hace en sus justos términos de grado excluyente.

e. El desgaste de instrumento de la movilización puede afectar el instrumento "negociación". Nosotros creemos que es el tiempo de negociar   hacia adentro del sistema político haciendo conciencia del acuerdo y  luego, llegado el tiempo, con el régimen de la Dictadura Militar.

Pensamos que el acuerdo para la salida democrática debe hacerse como decía Bittel recordando  a  Perón cuando hablaba de las candidaturas: "Las candidaturas deben salir como perdiz del pajonal, que cuando levanta vuelo sorprende al cazador y los perdigones no la alcanzan". 

comentarios         

 

por una sociedad con leyes

pero sin autoridades