free web hosting | free website | Web Hosting | Free Website Submission | shopping cart | php hosting

La página de un americano,  latino, uruguayo,  sanducero,  batllista y libertario

Actualización texto Mayo 2002. Actualización imágenes y comentarios Agosto, 2005

¿porqué 17 millones de hectáreas no pueden alimentar a tres millones de uruguayos?

 texto original de mayo de 1997

summa:  la democracia tradicional uruguaya versus la demagogia burocrática autoritaria con clientela beneficiaria

la realidad es subversiva

Dictador Juan María Bordaberry 1972-1976 Dictador Alberto Demichelli 1976

Dictador Aparicio Méndez 1976 -1980

Dictador Gregorio Álvarez 1981-1985

"Si la línea de política  económica estaba  en  peligro de ser cambiada, pues ella cambiada  todo  el sistema  político  para  mantenerse. La línea  fué  aplicada  bajo democracia,   autoritarismo   y   dictadura,   durante  gobiernos blancos,  colorados  y  verdes.".

la aplicación bajo Dictadores Bordaberry, Demichelli, Méndez y Alvarez

la demagogia uruguaya 1958 - 199½

 "Era  tan terco, que el padre Nicanor renunció a sus  propósitos de evangelización y siguió visitándolo por  sentimientos  humanitarios. Pero  entonces  fue Arcadio  Buendía  quien tomó la iniciativa y trató  de quebrantar    la    fe   del   cura   con  martingalas racionalistas.  En  cierta  ocasión en  que  el  padre Nicanor  llevó  al  castaño un tablero y una  caja  de fichas  para  invitarlo  a  jugar a  las  damas,  José Arcadio  Buendía  no aceptó, según dijo, porque  nunca pudo  entender  el sentido de una contienda entre  dos adversarios  que estaban de acuerdo en los principios. El  padre  Nicanor, que jamás había visto de ese  modo el  juego de damas, no pudo volverlo a jugar. Cada vez mas  asombrado de la lucidez de José Arcadio  Buendía, le  pregunto cómo era posible que lo tuvieran amarrado a un árbol.

 Hoc  est  simplicisimum  -contestó  él-:  porque estoy loco. Desde  entonces, preocupado por su propia fe, el cura  no volvió a visitarlo y se dedicó por completo a apresurar la construcción del templo".

                 Gabriel García Márquez. "Cien años de Soledad".

 

                 "Por  lo demás, este amable pensador creía firmemente  en ese finalismo que yo niego aquí y que, según él,  hace  crecer el árbol filogenético de la vida  de abajo  arriba.  Pero  es que no crece  así!  En cada ramificación  son  tantos los brotes que crecen  hacia arriba  como  los  que apuntan hacia abajo.  Por  cada nuevo ser superior evolucionado surgen numerosos parásitos;  y  la  evolución   orgánica puede  retroceder incluso  hasta  lo   inanimado.   Según   afirman  los modernos  investigadores  de  los   virus,  éstos  son sustancias  sin  vida  o semivivas,  descendientes  de células  vivas.(...) La evolución es todo lo contrario de  finalista,  en el sentido de que no  puede  actuar sobre  el  futuro.  No es capaz de optar  por  futuras ventajas  a  costa  de   asumir   ni  el  más  pequeño inconveniente  en el presente; en otras palabras, sólo puede  adoptar las medidas que le reporten una ventaja inmediata,  al  igual que un político, por  muy  buena voluntad  que tenga, sólo puede poner en práctica  los planes   que   le   reporten  ventajas  electorales inmediatas".

                 Konrad  Lorenz:  "La idea de un orden  universal finalista" (1976). Alianza  U559, páginas 29, 30.

                 "...la  reforma  de la seguridad social  (en  el plebiscito de 1989) selló la suerte futura del Uruguay porque aumentó los gastos a niveles insostenibles".

                 Dr. Ignacio  de  Posadas, Ministro de Economía  y Finanzas  de  la República Oriental del Uruguay, 28  y 29 de mayo de 1992 ante el Senado.

 

"Estamos a punto de ser inviables como país. La Suiza de América es sólo un recuerdo y el ejemplo de legislación social que asombraba al mundo en la primera mitad del siglo, ahora lo asombra porque los uruguayos seguimos empeñados en mantener lo imposible, en financiar lo infinanciable, dándole vueltas alrededor de un círculo cada vez más estrecho y que no tiene salida".

Ing.Agr. Eduardo Urioste. Presidente de la Asociación Rural del Uruguay, Discurso Exposición del Prado, agosto 29, 1993.

 

"El total de pasivos llegó a fines de abril (1993) a 695.194 ciudadanos. Sobre una población total de 391.000 personas mayores de 65 años, hay 339.255 jubilados en esa franja etaria. mientras que para 536.000 personas mayores de 60 años, hay 406.446 jubilados de esa edad. Los egresos del Banco de Previsión Social, que alcanzaron en 1992 a 12,7 del Producto Bruto Interno, iguala los actuales niveles de inversión en el país".

(Cifras oficiales presentadas en agosto de 1993 en el Ministerio de Economía, y publicadas en el Semanario Búsqueda N1 701 bajo el título "Jubilados en Uruguay aumentan a igual ritmo que población de Brasil" y subtítulo "Aportes sociales deberían aumentar en 53% para que se financie el sistema, estimó Isaac Alfie").

 

(...) le tengo bronca al Estado paternalista. Eso es generar gente débil y que viva mendigando. Pienso que la gente necesita oportunidades, incentivo y un poco de picana también. Premio y castigo. Si el que se rompe más el lomo se lleva un poco más no me preocupa. Naturalmente, hay límites. (...) hay una tendencia en el Estado a generar mucho parasitismo: en todos lados hay esa tendencia. Yo he llegado a la conclusión que el Estado es una plaga contemporánea, no se lo saca de arriba ni Mandrake".

Diputado tupamaro José Mujica a "El Observador" domingo 11 de mayo de 1997.

 

Había una vez un pequeño país modelo donde al que más trabajaba y más empleo generaba entre sus compatriotas la sociedad lo recompensaba con respeto y admiración. Era conducido su Estado por élites austeras que pagaban a los funcionarios estatales según el ingreso promedio de sus contribuyentes, y preveían una única prestación social, una pensión a la vejez a aquellos que demostraran que por circunstancias fortuitas había caído en la indigencia perdiendo sus ahorro para cubrir su vejez. Esto lo hacían en homenaje a la memoria de aquellos que habían guerreado para conquistar este territorio para su descendencia y que nunca, como ejército que eran, habían cobrado impuestos a los pobladores. Habían sido pobres y libres, pobres para no cargar a la comunidad ya empobrecida, y libres, porque habían heredado territorio y vida a los que vendríamos. Después vinieron los tiempos aciagos, los tiempos del yo, los tiempos del Príncipe.

hechos 

  1. Un joven uruguayo (el futuro de la comunidad) aporta un tercio de lo que su empleador ha resuelto pagarle para pagar jubilaciones de otros, algunas de ellas superiores a los $ 50.000 mensuales, y de los dos tercios restantes aporta cerca de un 40% para pagar impuestos a ese mismo Estado que le ha cargado sobre sus hombros una deuda de u$s 50.000.000.000,oo (son cincuenta mil millones de dólares de los Estados Unidos de América). Gasta e invierte en sí y en su futuro poco más de la mitad de lo que a su empleador le cuesta su puesto de trabajo. Vive y trabaja hoy en la ciudad de Paysandú.

En los EE.UU. se calcula el fraude en las prestaciones sociales entre 6 y 20.000 millones de dólares anuales. El Presidente Clinton emprende acciones para combatirlo.  En el Uruguay toda información sobre este tema es secreta y altamente incómoda para los beneficiarios sistémicos.([1])

2. Un empresario uruguayo dedicado a la explotación agropecuaria perdió en los últimos seis años la mitad del valor de venta de sus animales. Vende hoy una vaca  a doscientos dólares (u$s 200,) que le reportan mil ochocientos pesos, ($ 1.800). Si se mantuvieran el poder de compra de 1989 de esos dólares hoy tendría que recibir cuatro mil pesos ($ 4.000) por el mismo animal vendido. Los dos mil doscientos pesos ( -$ 2.200) que pierde los transfirió al Estado Uruguayo, mediante el impuesto llamado atraso cambiario,  al mismo Estado que hace seis años costaba mil seiscientos millones de dólares. Hoy cuesta a los contribuyentes cuatro mil millones de dólares. Al joven y al empresario.

Del agro uruguayo se detraen cifras superiores a los mil quinientos millones de dólares anuales. El mayor nivel de compra de viviendas y de edificación nueva en el país lo ostentan los barrios de Pocitos, Punta Carretas, Malvín y Carrasco en el Departamento de Montevideo con un porcentaje mayor al 70%.

3. La industria exportadora y el sector servicios que ingresa divisas al país perdieron el 123% de su poder de compra medido en los últimos diez años. A consecuencia de esta transferencia de ingresos los salarios que pagan a sus trabajadores se congelaron. Los sueldos empresariales y retiros de ganancia se redujeron en esa proporción ó más aún. Si antes ganaban cien dólares, ahora ganan poco más de cuarenta dólares. Si aumentan el costo laboral, sumándolo a la transferencia que realizan hacia el Estado, tienen que dar quiebra.([2])

4. Además de proporcionar a sus beneficiarios pesos con fuerte respaldo dólar, los que gobiernan al Estado uruguayo -obviamente que en su beneficio-  hacen ingresar cerca de mil millones de dólares de importaciones al país de todo tipo de productos. Se llama déficit de la balanza comercial y significa que pagamos más sueldos a los trabajadores extranjeros que a los nacionales. Damos más mercado a las empresas extranjeras que lo que los países del mundo les da a nuestros trabajadores, y resulta una consecuencia de recaudar mediante el impuesto del "atraso cambiario" porque abaratamos el trabajo extranjero y encarecemos el de nuestros compatriotas. Si se quiere lo uno, se tiene lo otro...

5. Si se cuenta lo que costó el desfalco del Banco Pan de Azúcar (u$s 420 millones de dólares, los 270 millones de dólares que el Banco de la República prestó y ahora castiga como incobrables en su balance, los cerca de 500 millones de dólares que se calculan -no existe información oficial-  cuestan anualmente las jubilaciones con causales políticas de privilegio superiores al tope común de $ 7.500, los más de 150 millones de dólares para cubrir necesidades no suficientemente justificadas que se invirtió en las compras a FOCOEX España y contratos de obra pública realizados durante la Administración Lacalle, los recientes casos de corrupción en el Ministerio del Interior, en la Dirección General Impositiva, en el Ministerio de Relaciones Exteriores, y los préstamos de Bancos intervenidos por el Estado a empresas quebradas como Avícola Moro, y todo esto se suma, el resultado da el equivalente a siete (7) puntos de IVA. Que se pudieron haber ahorrado. Con un IVA de un 15% la economía crecería aceleradamente y habría un futuro. Siempre que se pague bien a los que más trabajan y generan mayor empleo, y no a los que tienen ó tuvieron en alguna época más votos.

El Contador Ariel Davrieux fue el responsable de la mayor expropiación de riqueza de la historia uruguaya vía impuestos cambiarios. Junto a Sanguinetti, su "padrino" político, nerviosos, en la Casa del Partido Colorado, antes de ser "despedidos" -echados- por el pueblo.

6. El Director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) Contador  Ariel Davrieux sostiene que el país creció un 60% del PBI. Sus detractores dicen que el crecimiento no llegó a los bolsillos y que esa cifra es una "ilusión estadística". Lo que se hizo fue bien simple: se abarató el dólar, por ende, la riqueza creció, a causa de recaudar el impuesto del atraso cambiario. Algo así como achicar el centímetro para tener mayor estatura. La ciencia en la Edad Media.

Conviene preguntarse: ¿quien y porqué transfiere miles de millones de dólares desde los sectores productivos -sus empresarios y sus trabajadores- hacia el Estado?, ¿quienes y porqué hipotecaron al país con una deuda superior a lo que valen sus riquezas?,  ¿quienes y porqué pagan poco a los que trabajan y pagan cifras millonarias a los que gobernaron en alguna época con tal resultado final?, ¿quienes y porqué pagan a sus funcionarios "de particular confianza" sueldos que son cuatro veces mayores que el promedio de ingreso de los contribuyentes?, Contestar estas preguntas es la finalidad de estas líneas.

introducción


  desde la sorpresa hacia la verdad

El viejo sistema uruguayo, que aquí llamamos demagogia, se derrumba. Un esfuerzo de  adaptación a las condiciones cambiantes  de la  vida destinado a proporcionar bienestar a sus creadores y beneficiarios  y, -según éstos- a la sociedad toda, que  duró cuarenta  años,  se  derrumba.

Establecido sobre  un  rico  y extenso  territorio  y dirigiendo una  numéricamente pequeña sociedad  se  reconoce  agotado,   exhausto,  negado  por  sus propios  beneficiarios,  ya   finalizado   por  imposible  el interminable  tironeo  sectorial por mayores cuotas de dinero de otros, ha  terminado  de  batirse contra  las  mareas  del  cambio mundial  y  con  sus  clases dirigentes  sin  capacidad  aún  meramente  reflexológica  de reacción,  en  una lenta decadencia que sólo atina  a  regodearse con  sus  épocas que presumió doradas, cuenta sus  pocos años de vida.

El  viejo  sistema  se  cae, se va,  se  derrumba. Nadie se responsabiliza de su suerte. Sólo algunos tratan reformas para despistar. O para apoderarse de su final. En un mundo lleno de países que producen de todo y cada vez más barato, en lo esencial está quebrado, está en el pasado.

En esta situación que suavemente puede llamarse de terminal,  trata  desesperadamente  de  seguir recurriendo al fondo patriótico y cultural común para que los integrantes  de  la sociedad  acepten  las más de las veces sus  decisiones  como legítimas  y  obligatorias aún cuando se opongan y  de  hecho las  incumplan,  o,  en  su minimun  vitae,  creará suficiente enemigos para lograr la  adherencia ferviente  de  un  número suficiente de los  miembros  de  la sociedad  (el partido de los beneficiarios) que impongan  por la  fuerza sus decisiones aún contra la rebelión por acción u omisión del resto.

En  su monumental fracaso se lleva cuarenta años de esfuerzo de la comunidad, ilusiones,  oportunidades  de  mejor salud, vivienda, educación, en  suma,  las ilusiones  y las oportunidades de cada ser nacido sobre  este rico  y  extenso territorio de desarrollarse plenamente  como ser  humano junto a sus iguales en su jerarquía de  ciudadano del cosmos, amparado por la legislación internacional.

¿Cómo  fue  posible  que   los  beneficiarios  de  una estructura  estatal  y  de   una  ideología  sistémica  hayan devorado  su  propio  sistema?  ¿Cómo explicar  la  falta de racionalidad  en  el suicidio de la clientela beneficiaria  y su  apego por exigir cada vez mayores niveles de  explotación contra  quienes  precisamente, como esclavos en  muchas pequeñas  colonias internas, les sostenían en vilo como a una aristocracia envanecida?.

¿Cómo fue posible que a pesar de la muerte de un Presidente hace veintiocho años quien clamaba porque el país se devoraba las entrañas y de un movimiento guerrillero hace veinticinco que alimentó soluciones en la violencia, la urdiembre tramada por los beneficiarios sistémicos haya terminado por asfixiarles?

¿Que soberbia mas cruel y pacto mediocre con la nostalgia terminó por cegar a los elementos más lúcidos -que los hubieron- y atrofió sus reacciones, si sabían, como sabían, que mataban a las gallinas de los huevos de oro y despilfarraban el tiempo vital de una comunidad?

¿Porqué subsidiaron al capital extranjero con bonos de deuda externa comprados a la mitad de lo que valían para forestar el país, vendiendo territorio para pagar deudas,  mientras hacían tributar al capital y al trabajo nacional en el límite de la rentabilidad y de la satisfacción de las necesidades básicas?.

¿Porqué aumentaron en dólares el PBI un 60% en una década con leves aumentos de la producción física y con ello provocaron el atraso cambiario, una transferencia de riqueza desde los sectores productivos y sus trabajadores hacia los beneficiarios sistémicos de miles de millones de dólares por año?.

¿Porqué la población económicamente inactiva aumentó su poder adquisivo un 50% mientras que los empresarios trabajan con rentabilidad nula y los trabajadores sólo mantuvieron su poder de compra, y en algunos casos, cayeron un 20% como los funcionarios de la Administración Central?.

¿O es que se siguen buscando -y pagando con impuestos sacados a los que trabajan- los votos de los que alcanzaron a vivir una época dorada?.

¿O es que se descree de la confianza que les pueda tener una juventud a la que acaban de hundir en una deuda impagable de cincuenta mil millones de dólares, mucho más de lo que vale el país?.

Son  preguntas  casi  incontestables si  se  trata  de acceder  a  las  respuestas sin  complicadas  y  evanescentes jeringozas tecnocráticas.

¿De cuánta imprevisión ó irracionalidad  está compuesto su pensamiento mágico?.

¿Corremos  peligro   de   desaparecer   nosotros,  los habitantes  de  este  territorio, aquellos que  queremos  ser libres  en todas las acepciones de la palabra, los del común, aquellos  que  no  queremos  mas  "papaítos"  interesados  en cuidarnos,  darnos  todos los dones que la tierra y el  cielo encierran  y  después   terminan   dominándonos,  haciéndonos trabajar  en su provecho, sacándonos 4.000 millones de dólares para pagar el presupuesto de su Estado y exigen respeto, grandes sueldos  y obediencia por tan "ingrata" tarea?.

¿Esta comunidad puede darse el lujo de seguir despilfarrando y esterilizando sus recursos mientras contempla el incesante circo de la irresponsabilidad final?.

¿Esta comunidad pretende sobrevivir y continuarse en el tiempo mientras condena a un uruguayo a que mantenga a otros cuatro?

¿Esta comunidad no registra que más de siete puntos del IVA que pagan todos los uruguayos se los lleva la ineptitud y la corrupción?.

¿Han de sostener los nietos a quienes aún no tienen edad para ser sus abuelos?

¿Esta comunidad pretende no ver un acto de dominación cultural en contra de ella misma en la idea de que el trágico infierno tan temido por la alta burocracia política es el empleo y las actividades privadas, precisamente de donde sale el dinero para pagarles los sueldos mes a mes?

¿Tan eficiente es la red de compromisos y prebendas,  -sueldos, jubilaciones, pensiones, préstamos a mediano y largo plazo, refinanciaciones, créditos varios para seguir pagando impuestos,-  que hemos de esperar que el sistema clientelístico devore al territorio como ya carcomió a la democracia?.

¿Tan eficientes son los estrategas de la clientela cuando entre gallos y medianoches acorralaron a los principales dirigentes políticos y consagraron con rango constitucional -con envilecimiento de la Carta Magna-  una serena perspectiva de jubilaciones reajustables que le cuesta  a la comunidad el total de lo que exporta y un sexto más de tal grado que ninguna economía del mundo en igual situación la puede pagar?.

¿Tanta inseguridad tenían los poliburócratas de la decadencia que se aseguraron jubilaciones encima del tope, con causales especiales por derechos adquiridos, y sus servidores, los líderes de la clientela, con el golpe de estado constitucional de noviembre del 1989, que no percibieron que su angurria terminaría en desastre cambiario y hambre, de salvaje apropiación sectorial a desastre nacional?

¿Terminará el tiempo de los seres libres que producen sobre este territorio, en medio de hiperinflación y disolución moral como en la Unión de la Repúblicas Socialistas Soviéticas y recientemente Albania?

  Creo  que  no. Este esfuerzo apunta a  defendernos  de funestas  alternativas  mientras duren las  convulsiones  del viejo sistema. Pero hay que estar atentos.

El viejo sistema uruguayo se puede caracterizar como una demagogia que opera bajo formas democráticas (elecciones, plebiscitos) comandada por una élite de burócratas profesionales que administran la red de implicancias mutuas que adhieren al sistema.

¿Qué era el viejo sistema?.

¿Cómo obtenía su renta para alimentar a sus beneficiarios?.

¿Quiénes eran estos?.

¿Cuál era su ideología sistémica?.

¿Cómo y de qué forma puso los recursos todos del territorio a su servicio?.

¿Cómo y de que forma puso al servicio de sus fines la idealidad y patriotismo de los hombres y mujeres de esta tierra para terminar ahorcado a su ambición de subsistencia mediocre?

previo diagnóstico


la demagogia para su clientela o la clientela de la demagogia

  "Cuando, como decimos, se adquieren Estados que están acostumbrados a vivir con sus propias leyes y en libertad, el que quiera conservarlos dispone de tres recursos: el primero, destruir dichas ciudades; el segundo, ir a vivir allí personalmente; el tercero, dejarlas vivir con sus leyes, imponiéndoles un tributo e implantando en ellas un gobierno minoritario que te las conserve fieles. Lo último no presenta excesivas dificultades, ya que, al haber sido creado dicho gobierno por aquel príncipe, sabe que no puede mantenerse sin su apoyo y su poder, por lo cual hará todo lo que esté a su mano para conservar tu autoridad"

Nicolás Maquiavelo. "El Príncipe" página 46. Alianza Editorial 1991.

Comencemos  por diagnosticarlo. Luego nos defenderemos juntos  de  sus  convulsiones   últimas   y   su   deseo  de arrastrarnos  con  ellos y después propondré sustituirlo  por otro  sistema  de  convivencia que esté  orientado  desde  lo antiguo  hacia  lo  contemporáneo, y no  desde  la  nostalgia hacia la muerte como el que se va.

Una  definición operativa puede ayudarnos al comienzo: un  sistema de dominación inercial, sin responsables a la vista, -salvo los estrategas ocasionales: revolucionarios con plata ajena ó demagogos de siempre- pero que los integrantes  de "familias  políticas" aprovecharon para sí, con un millón de beneficiarios/rehenes que  dependen de la Tesorería Nacional y que se  financian extrayendo  la  renta de poco más de quinientos  mil agentes económicos activos que trabajan en servicios privados, comercio, industria, complejo agro exportador y agrícola-ganadero y ganadería extensiva, además de los recursos en oro, territorio y empresas que el país poseía y ya están vendidos o por venderse.

Si no fuera doloroso sería un milagro económico y un paraíso cultural y social. Mucha agua ha pasado desde que Carlos Quijano denunciara la "simbiosis" entre los partidos políticos tradicionales y la clientela, pero los principios básicos siguen siendo los mismos:

- en la sociedad uruguaya todo debe depender del Estado, financia desde las prestaciones sociales hasta la realización de los carnavales, obviamente con el dinero de la sociedad, es decir, de cada uno de nosotros;

- el Estado debe depender de los elegidos por la ciudadanía, democracia representativa proporcional, y las políticas las debe ejecutar sus funcionarios, que de ello viven;

- pero cuando los que dependen mes a mes para vivir de lo que -ellos suponen-  les da el Estado son más que los que trabajan entre otras cosas para pagar impuestos y financiar al Estado

- los que viven del Estado eligen a aquellos que rigen los enteros destinos y recursos de la Sociedad; que a su vez pasan a vivir del Estado,

- el gobierno de los más mantenidos se ha instaurado y ya no existe democracia, gobierno de iguales, y existe una demagogia, gobierno de los que viven del pueblo,

- la clientela viene con la necesidad de votos: jubilados menores de 60 años sin aporte y sin causal, pensionistas por no prever su destino y herederos? (sic) de pensiones, jubilados de tres cajas y del privilegio, desocupados que se convierten en empleados públicos por lealtades políticas (los acomodados),

- y, como en la URSS y Albania, se empobrecen y se funden los que trabajan para mantener al Estado, quedan dos soluciones: o se funde el Estado y todos trabajan, o se funden los contribuyentes y el Estado también. Se fundió la URSS, nació Rusia.

- el territorio, las riquezas, los recursos y los bienes de la comunidad al no existir empresas nacionales rentables que los aprecien, se abaratan y los compran -conquistan- otros por ejecución de deudas o por plenos actos de dominio: gobiernos títeres,  tierra de nadie y de todos, territorio internacional de facto, plaza financiera, plaza bancaria y lavado de dólares, sede administrativa, etc.

la historia reciente cuenta


¿en qué mundo está este Uruguay?

Hablamos de endeudamiento, de ejecución de deudas. La deuda total bruta, incluido el sector privado, al 31 de diciembre de 1996 es de u$s 11.595 millones de dólares, 61% del PBI 1996. El sector público debe u$s 5.387 millones y el privado u$s 6.208.([3])

 No es esto lo único que debe la demagogia uruguaya.

 Además está la deuda implícita por jubilaciones y pasividades que alcanza al 214% del PBI, es decir, en términos de 1996, unos U$S 40.000:000.000,oo unos cuarenta mil millones de dólares. Esta cifra deben los menores de sesenta años a los mayores en jubilaciones y pensiones. Siete veces más que lo que aportan para sus propias jubilaciones todos los trabajadores del país. Con esa magnitud de deuda,  hablemos lisa y llanamente de dominación.

¿Quién nos endeudó? ¿Para qué?

Puede decirse que el sistema mundial aprovecha brillantemente la lucha entre sectores en cada país: nos endeudábamos para pagar "deuda social", "deuda interna", "refinanciación de deudas".

Ahora estamos obligados a seguir juiciosamente el consejo de nuestros acreedores. El principal gestor de nuestras deudas es el Fondo Monetario Internacional. Pero, ¿qué nos exige?.

La  receta  fondo monetarista es más que conocida:  transferencia de  riquezas desde los trabajadores, pasivos, pequeños y medianos empresarios  mediante la inflación controlada con recesión,  esto es, achicando  el  mercado   interno.  Achicar mercado y debilitar al complejo exportador es lo que se ha venido haciendo desde hace cuarenta años y ha resultado por achicar  el país. Esta  sangría  permanente reasegura  la clave final de la verdadera batalla que se libra  y que  es  geopolítica: la neutralización de espacios  estratégicos del  Sur  para  anular  toda la  alternativa  real  de  proyectos autonómicos    de    integración   de   grandes   espacios,  como Latino América  Federal;  transferir inmensos capitales  desde  la región  hacia  el gran capital financiero internacional, el  gran beneficiario  del  capitalismo como sistema.

En los veintisiete años que van desde 1960 a 1986, el Uruguay destinaba el 36% de sus exportaciones a pagar los intereses de la deuda, en 1996 entre intereses (613) y amortizaciones (220) se transfirió al exterior casi el 40% de las exportaciones.

Los grandes espacios económicos permanentemente libran batallas por la neutralización de territorios cuya producción no controlan, no les resulta interesante o no les conviene totalmente:  no es una actitud hostil, la propia inercia de la estabilidad de los mercados lo exige como prioridad estratégica.  Lo único que cambia el estado de neutralización es la voluntad de conjunto del territorio afectado, a veces, hasta una derrota militar puede cambiar esta estado de cosas, por ejemplo, Japón o Alemania luego de la Segunda Guerra Mundial. La expresión empresarial "imponerse en los mercados" es ilustrativa de cómo se vence esta neutralidad, neutralización pasiva, indiferencia.

Este sistema mundial se  lo identifica  en  este  trabajo  con la  figura  literaria  del  "Príncipe"  de  Nicolás Maquiavelo, en parte como  mero  recurso para  graficar  la  aridez  del tema. No  es,  ciertamente,  un hombre  o  un grupo de hombres, y ni siquiera es algún país,  sino la  gran  masa  de  prestamistas de  toda  nacionalidad,  que se beneficia  con  la deuda externa latinoamericana y con  la  deuda interna  de  los   propios   EE.UU.,   país   donde  este  segmento beneficiario  se  halla  duramente enfrentado con  otros  grupos, antes  dominantes.

  situación, ecuación y estado


las bases psicológicas de la dominación

Las  tesis  que este trabajo  sostiene  son  las siguientes: 

a)  desde 1958 se perfila nítidamente una línea  que implica  un  modelo  de  país dependiente  y  neutralizado,  cuya principal  acción  se dirige al dominio del sistema  económico  a través  del Ministerio de Economía y Finanzas, agravada desde  la vigencia  de  la  Construcción  de   1967  por  el  sistema  presidencialista,  línea  de   política   económica  de  sustento geopolítico    que    ha    subordinado   al   sistema   político convirtiéndolo  en  "paragolpes" de todas las tensiones que  su aplicación  genera.

  b)  que  esta línea ha sido aplicada por una  generación  de técnicos  que  han  contado  con sectores  políticos  sin  cuya capacidad  de  articulación  no  hubiera  sido  posible  esta  la persistencia tan asombrosa;

  c)  que estos sectores políticos han utilizado para asegurar esta  persistencia el apoyo de la clientela y han creado mayor cantidad de ella en ocasiones de crisis, además de procedimientos tácticos,  además del obvio y desembozado  respaldo  de la línea geopolítica que los  sustenta, entre  los  que  se  cuentan:  manejo  de  las  reglas  de  juego constitucionales  y legales del sistema político del Colegiado  y el  Presidencialismo autoritario hoy  existente,  lemas "permanentes"  y minorías  decisivas,  superlemas, la polarización ideológica y el dominio  de los  medios  de  comunicación   subsidiándolos  con  millones  de dólares de publicidad oficial,  la  división de la oposición y el constante  manejo  de los  enfrentamientos sectoriales como sistema de gobierno, etc.

d)  ha  resultado, por ende, un modelo de país basado  en  la explotación.   Pero  su  hallazgo teórico reside en  no  apoyarse sobre  el  modelo  clásico descripto por  Marx  de  explotación burguesía / proletariado,  sino  en   un   modelo  horizontal  de explotación  clase  por clase, es decir, entre  sectores   de  clase  beneficiarios  y sectores de esa misma clase no beneficiarios del sistema, pero,  -y aquí  quizás  esté  la clave de su  persistencia-, salvo  contadas excepciones  marginales,  no existe ciudadano al cual el sistema no  le  otorgue  algún  beneficio  nacido  de  alguna  injusticia, otorgamiento  que implica precisamente el precio de la  adhesión al  sistema. La sociedad es concebida como una pirámide humana de rehenes  donde negar el sistema significa caerse del lugar donde uno  es  sostenido por los de abajo al costo de sostener a los  "privilegiados"  de arriba.  En la cúspide de la pirámide está una burocracia  autoritaria profesional  (los "aparatistas" de los partidos)  que  administra la red  de  implicancias mutuas  que  constituye  la  dominación   con  sus  castigos  y recompensas,  la que llamaremos  "derecha burocrática ". Derecha por la ideología que dicen profesar, y burocrática por su fuente de poder.

e)  la finalidad de esta línea de dominación es la persistencia de sus beneficiarios internos, y como moneda de cambio internacional, el estado  neutralizado  de  una  sociedad,  y  geopolíticamente,  la neutralización  de un espacio estratégico para el sistema que, -visto desde nuestra perspectiva- llamaremos mundial. El apoyo que el sistema presta al sistema mundial -a veces ni siquiera solicitado-  es el reaseguro por el cual la clientela tomó préstamos para solucionar en un principio problemas de perfil de la finanzas públicas y últimamente para subsistir durante años enteros, ejemplo, cuando en 1982 el sistema económico nacional se paró pero el Ministro Arismendi trajo dólares para blindar al Estado, lo que dejó parte de la enorme deuda externa que hoy se sufre, y que se amortizó en parte vendiendo a las transnacionales de la madera territorio a cambio de deuda. Territorio nacional por deuda. Así.

f)  la  parte   final   intentará   definir   una  línea  de alternativa  real  que  se  oponga  con  eficacia  al  estado  de neutralización  y  a  sus articuladores y  beneficiarios  mayores internos y externos en todos los frentes.

g)  este  trabajo  en  su   totalidad  está  basado  en  una hipótesis  de "modelo de conducta" de los sectores sociales que debe  enunciarse  antes:  la  "situación" en que se ubica  cada actor  en el sistema determina su mayor adhesión o propensión  al cambio  sistémico. Las situaciones se dividen en rehén cuando aprecia el sistema a cambio de un favor personal, libre cuando le es indiferente para su situación el sistema, y de dominado cuando genera riqueza que es transferida a otros en forma y cantidad mayor que lo científicamente apropiado: paga más impuestos de lo que le retorna en beneficios. Si la situación describe su tendencia respecto del sistema político, la ecuación describe su situación respecto del sistema económico. La ecuación libre se da cuando se produce para el mercado internacional y el sistema resulta indiferente; la ecuación ficticia es cuando únicamente este sistema lo toma como empleado ó proveedor y en ninguna otra parte del mercado de trabajo lo admiten, depende absolutamente del sistema y generalmente el mérito es la lealtad a los dirigentes sistémicos; y finalmente el estado describe su ubicación respecto del sistema cultural, siendo los estados de trascendentes o trascendidos según se pueda mejorar o cambiar el sistema ó ser dominado (trascendido) por él.

h) la continuada referencia a "sistemas" implica que el objeto que resulta relevante estudiar son las interacciones entre sí de los ciudadanos y entre éstos y el sistema. El conjunto de las relaciones (interacciones) entre ciudadanos dibuja el rol (situación, ecuación y estado) en que el habitante se trata de mover en base a su interés de sobrevivir adaptándose. Para ejemplificar: si el sistema hace engorroso el trámite para conseguir una jubilación, estará dibujando un "rol" implícito en el cual los más perseverantes y no los que tengan mejor derecho se jubilen. Si el sistema hace que los trámites para jubilarse sean engorrosos pero además usted tenga necesidad de tener un padrino político, ¿qué tipo de sistema será y en qué queda la libertad y su derecho al retiro?. Y si se necesita unos meses ejerciendo de suplente una banca en el Parlamento para evadir las jubilaciones comunes con tope, ¿qué le dice a Usted el sistema de deba hacer?. ¿Trabajar para sí y para su descendencia pagando tantos impuestos como Bill Gates en este ó en cualquier sistema, o trabajar al servicio de los políticos de este sistema?.

Nuestro enfoque metodológico acentúa la conducta que el sistema recompensa como la única posible, dado que estamos entre seres humanos, no entre santos. De ahí que en una oficina pública superpoblada, divididos las tareas como rutinarias y sin creatividad ninguna y con bajos salarios, el hecho que los funcionarios demoren en atender durante el horario normal para atender al público en "horas extras" y ganar más no es moralmente reprobable: es precisamente lo que el sistema indica como única forma de mejorar los ingresos. Cuando los sistemas crecen en complejidad, llega un punto en que no hacer lo que el sistema indica es suicida, aún para sus beneficiarios. Si usted quiere que cada cliente sea atendido rápido y bien, pague por cada cliente satisfecho.

La referencia a sistemas tiene otra connotación: en el largo plazo los roles que dibuja el sistema se imponen, no importa cual sea la moral dominante ni la actitud subjetiva de los actores.

 el poder detrás de la soberanía popular


los "jerarcas" del equipo económico de gobierno

Desde  1958  hasta  la fecha  se  han  sucedido  muchos nombres  y muchos "equipos económicos".  El periodismo, sobre  todo el  oral,  ha impuesto una denominación fácil para  referirse  al poder;  así "jerarca" significa un funcionario público importante y  el  término  tiene  esa connotación  reverente  que  exige  la proximidad  con el entrevistado. Pero en cada gobierno -sobre todo durante  la  dictadura- el periodismo ha destacado una casta,  una élite  dorada,  el  poder:  la llamaban  "Equipo  Económico"  que significaba  mucho mas que el jerarca, y era aún más reverente la expresión.  Significaba  para  los  uruguayos  muchas  cosas:  el precio  de  la  harina y el trigo, el suelo de  los  trabajadores incluidos  los periodistas, las pasividades, la paridad cambiaria y  las  prioridades de exportación; significaba por  sobre  todas las  cosas  dos de ellas, terribles en un país estancado  en  que todos dependen del favor del Poder: Castigo o Recompensa. ¿Porqué el Poder se reservaba el derecho del castigo o la recompensa?

Hubo  desde  1958  varios Ministros de  Economía  y  muchos integrantes  del  Equipo Económico.  El Contador. Juan Eduardo  Azzini fue  nombrado  Ministro  de Hacienda en ese año de  gobierno  del primer  Ejecutivo  Colegiado de mayoría blanca. El y los  nombres de  Ferrer  Serra,  Dardo  Ortiz, Végh  Garzón,  Cesar  Charlone, Carlos  Fleitas,  Francisco  Forteza,  Alejandro  Végh  Villegas, Valentín  Arismendi,  Alejandro Végh Villegas,  Ricardo  Zerbino, Luis Mosca, conjuntamente  con   otros   técnicos   que   ocuparon   las  tan estratégicas  funciones  de  Presidente de los  Banco  Central  y República,  o  la  Oficina de Planeamiento  y  Presupuesto,  como Puppo,  Gil  Díaz, Zerbino, Bensión y Davrieux han sido el poder  en  este pequeño país, de estructura jurídica afrancesada y centralista, y ahora, autoritaria.

  La  acción de estos técnicos partía del convencimiento de la pequeñez  del  país  y   de   la   absoluta  ausencia  de  otras alternativas mejores para él. Acosados por los políticos que pedían más para "ganar las elecciones" (que siempre perdieron, porque la clientela pide incesantemente más y no suele guardar buen recuerdo de los Ministros pobres) terminaron por inventar un insólito "medio sistema" : libertad y mercado abierto al mundo para que los privados tengan dinero de sus empresas para pagar impuestos, pero totalitarios para fijar el gasto total del Estado que hoy se lleva más de la tercera parte de lo que produce esta comunidad.

  Esta  es la sombrosa constatación sobre la que se apoya este trabajo:  desde 1958 en adelante el sistema político ha sido la "variable  de  ajuste" del sistema económico para  la  aplicación rigurosa  de  una  línea  de   política  económica  de  apoyatura geopolítica  que  ha gobernado y, lo mas importante, ha  ejercido el  poder  sobre la República. Si la línea de política  económica estaba  en  peligro de ser cambiada, pues ella cambiada  todo  el sistema  político  para  mantenerse. La línea  fué  aplicada  bajo democracia,   autoritarismo   y   dictadura,   durante  gobiernos blancos,  colorados  y  verdes.   Se   han  derrumbado  poderosas coaliciones  y  grandes  sectores políticos, se derrumbaban  las instituciones  democráticas, se imponen constituciones por algunos miles de votos, -como la de 1996- el   sistema   político   cambió  de colegiado  a presidencialista, luego a una dictadura burocrática/colegiada  y luego a un gobierno presidencialista de  transición, y de éste a un presidencialismo autoritario,  pero  ha  gobernado  una sola línea de política económica  en  el país.  Los asesores de los políticos pasaron a ser jerarcas bajo gobierno  militar,  los   subsecretarios   se   volvieron  ministros y  los ministros  renunciantes  luego  de   la   "gestión"  de  su ex-subsecretario,  volvieron a ser ministros. No importó el  grado de    tensión    en   el   sistema   político,   ni   sus  formas institucionales,  ni  si eran leyes, decretos, o decretos  leyes, oposición  armada  o  pasiva aceptación, nada ha sido  y  es  tan persistente  en  el  país  como  la aplicación  de  la  línea  de política económica autodenominada "neoliberal", que es la línea de la "derecha burocrática", de la demagogia.

  No importaba si lo que quedaba atrás era la democracia tradicional uruguaya o una burocracia militar: la demagogia persistía con o sin elecciones.

  Si  se  analiza con detenimiento hasta se llega  a  percibir una  "carrera  de honores"  de las generaciones de  contadores que  han  sido  sus   aplicadores:  de  jerarcas burocráticos  intermedios en los Organismos del Equipo Económico, pasan  a  las  direcciones  de  los  Bancos  Oficiales,  luego  al Ministerio,  y   después   siguen   su carrera   en  organismos internacionales  del  Sistema Económico Capitalista:  Banco Interamericano de Desarrollo,  Banco Mundial, algún  organismo  de las Naciones Unidas,  o  sea,  los organismos  de la que, en su concepción, era la única  unidad  de referencia  del sistema económico nacional, la economía mundial, a la  cual  el  país debía integrarse.

  Su obra ha  sido  importante pero  no  gloriosa.  1958  fue el primer año en que  el  país  no creció,  en  1996 se consolidó la mayor transferencia de riqueza desde la sociedad hacia el Estado. En casi 40 años el país ha visto  enajenada su  soberanía  económica  con la emigración como resultado y  debe servir  un  tributo a beneficiarios internos y externos impagable, contando  con  sus tierras y fábricas hipotecadas al  extranjero.

  Puede  decidirse con propiedad, que a los capitalistas uruguayos los han fundidos sus  "defensores".

  En  nuestro  país  puede  decirse  que  cuando  las  transferencias menguaban ("crisis")  el sistema político  o  cambiaba  o sobrevenía  un golpe de estado. El golpe de Terra fue dado contra un  Ejecutivo  Colegiado  que había asumido la  dirección  de  la economía  y de a poco estaba paliando las consecuencias del crack del  29.  Este Ejecutivo Colegiado compuesto de nueve miembros  se llamaba  en  la  Constitución  de 1918, el  Consejo  Nacional  de Administración,  y  fue  la culminación de la lucha de  Batlle  y Ordóñez  por hacer coincidir el poder del sistema político  sobre el  sistema  económico. Muerto Batlle, los sectores  conservadores de  los  partidos  dieron el golpe de estado del 31 de  marzo  de 1933  y promulgaron una nueva Constitución el 18 de mayo de 1934, en  que se eliminaba la referencia "representativo" de la forma de  gobierno,  y  se  volvía al  Presidencialismo,  esto  es,  la política  económica  seguía  en  el  Ministerio  del  ramo  y  el Presidente:  el sistema económico se autonomizaba de las mayorías electorales.  No  es por casualidad, asimismo que la primera  Ley de Lemas sea del 5 de mayo de 1934.

  El  21 de febrero de 1942 el General Alfredo Baldomir dio el  "golpe  bueno"  que culminó con el  plebiscito  ratificatorio  de noviembre  de ese año, entrando en vigencia la nueva Constitución el  15 de febrero de 1934, poniendo fin al desgastado sistema  de coparticipación  obligatoria  entre los sectores reaccionarios  de los  dos partidos, y dando entrada a los partidos abstencionistas del  proceso: el Partido Colorado Batllista y el partido Nacional Independiente.

  El  plebiscito  realizado  el  16 de  diciembre  de  1951  se ratifica  una  Ley  Constitucional  que   modificó  en  mucho  la anterior  Constitución  estableciendo   un   Ejecutivo  Colegiado Integral,  el  Consejo  Nacional de gobierno compuesto  de  nueve miembros,  seis  para  el  Partido mayoritario  y  tres  para  la minoría  mayor,  siendo los Ministros políticamente  responsables ante  el  Parlamento.  Podía  decirse  que  el  sistema  político nacional  se acercaba  "peligrosamente" a la transparencia en un grado  considerable  para la época, aún cuando debe  considerarse que  las  tensiones  del sistema económico no eran  tan  intensas como  en  las tres décadas posteriores, pues apenas comenzaba  el estancamiento y la renta agraria -el pacto de la carne barata- todavía soportaba el sistema.

  Luego  la lucha por el excedente, dentro del estancamiento productivo  hizo  que  las fuerzas actuantes  mostraran  toda  su crudeza.  Los factores de poder del sistema económico vencieron a la  élite  política  autónoma  tradicional,   y  con  el  segundo Ejecutivo  Colegiado de mayoría blanca, el Contador AZZINI firmó  la primera  Carta  Intención con el Fondo  Monetario  Internacional. A partir de allí, gobernaron los sectores enganchados  con el Fondo Monetario. El sistema  económico  se autodirigió  en un país preparado para una mentalidad politicista que  otorgaba  mas  importancia  a una lucha por  incisos  en  el Parlamento  que  a la paridad cambiaria que fijan día a día, dos funcionarios  públicos  Presidentes   de   los  Bancos  oficiales reguladores de la moneda y el crédito. Nacían para mandar las dos grandes clientelas, la blanca y la colorada, y la democracia empezaba a tambalear. El pacto del chinchulín,  el medio y medio,  "Como el Uruguay no hay",  el tres y dos. Algunas circunstancias sociológicas por estudiar consolidaron esta realidad. Los uruguayos somos pudorosos y no hablamos de lo obvio: el Banco de Previsión Social y las escandalosas jubilaciones privilegiadas; los políticos y la corrupción; el seleccionado nacional de fútbol y el negocio de exportación del Sr. Francisco Casal. Así: a. los uruguayos sabían casi todo acerca del Estado, pero casi nada de economía; y b. los uruguayos votaban cada cinco años como "ciudadanos" otorgando beneficios a diestra y siniestra, pero después lloraban 60 meses como contribuyentes teniendo que pagar esos mismos beneficios. Como no podían reconocer su error, por la prisión de la época, endeudaron a los que vendrían, y ahí empezó la verdadera historia.

 los pobres financian a la demagogia

Si al Impuesto al Valor Agregado (23%) se le suma el Impuesto de "Contribución a la Seguridad Social" (COFIS, gemelo) del 3% el Uruguay tiene -sin dudas- el IVA que extrae mayor riqueza de los pobres. ¿Seguridad Social ó tributo a la clientela de dominación?.

la moralina del saqueo

En este proceso comenzó a operarse un cambio importante: las bases de la tributación. De la tributación al patrimonio, a la renta y a los productos suntuarios se pasó a la tributación al consumo. Tanto por ciento por consumir.

El IVA creado por Ley 14.100 entró en vigencia el primero de diciembre de 1973 con tasas del 14% y 5% respectivamente.

Tanto por ciento por comer, por beber, por curarse, por ir al médico. Los ricos dejaron de financiar de a poco el sistema, lo empezaban a financiar los más,  esto es, los pobres. Y los ricos también,  pero eran menos.

Y se consolidó en silencio un terrible cambio: de la solidaridad de la democracia uruguaya tradicional con los más desfavorecidos se pasó a la solidaridad con los clientes,  los "allegados",  los amigos políticos.  Empezó la silenciosa dominación de la clientela financiada en su mayoría por los pobres.

 En cifras de 1994, el 65% de la recaudación fiscal del gobierno proviene de impuestos directos sobre el consumo. El Uruguay tiene la tasa de IVA más alta de América Latina y una de las más elevadas del mundo. Solamente en Rusia (28%), Suecia (25%), Hungría (25%), Costa de Marfil (25%), Nigeria (25%) e Islandia (24,5%) aplican un impuesto al consumo más elevado que en Uruguay.([4])

En  las elecciones de 1966 el politicismo clientelístico ambientado por los sectores    conservadores    de   los   partidos   transformó  en institucional  lo que era el verdadero núcleo del comienzo de  la decadencia  nacional:  pocos uruguayos producían las divisas  con las  cuales  se financiaba el entero sistema, y los  trabajadores de  los  dos  sectores claves no tenían la capacidad  de  demanda propia  sobre el resto del sistema: los trabajadores rurales por no  estar agremiados y los trabajadores de los sectores  externos de  la industria por diluirse sus demandas confundidas con  otras de sectores que les eran parasitarios.

En  lugar  de reformas estructurales progresistas (esto  es, pagar  más en pesos a los que traen las divisas que mantienen  el sistema  de forma de provocar mayor empleo y productividad en los sectores  externos obteniendo más puestos de trabajo en el mercado mundial),  el  núcleo de controversia era  la supuesta  "ineficiencia" del Colegiado. La Reforma Constitucional de  1966 y  la  ratificación del Proyecto Bipartidario que hizo entrar  en vigencia  la  Constitución de 1967 que volvía a amparar  el  poder de  los dueños del sistema económico en el Ministerio de Economía y Finanzas,  sacándolo de  los  representantes  de las mayorías electorales,  dió  el  "espacio" político para que la élite burocrática de dirección de la  Economía  consolidara una trama de dominación de asombrosa eficacia para dominar a la sociedad pero que terminó de debilitarla, lo que resultó que  en menos  de  cuarenta  años  enajenara las tierras y los  campos  del país, millones de hectáreas,  y  luego  su   crédito   externo,  al  Sistema  Financiero Internacional.  Para  analizar como fue posible y por  quien  hay que  echar  un  vistazo a las estructuras  de  dominación implicadas.

Presidente General Oscar Diego Gestido - 1966. Se negó a ejercer todo tipo de autoritarismo, tal como se lo demandaba Batlle Ibáñez.

Antes de morir, el Presidente Oscar Diego Gestido alcanzó a gritar "Nos estamos devorando las entrañas" en referencia a la pérdida de competitividad externa debido a la presión de la clientela estatal que quería divisas baratas, -un subsidio cambiario- y nadie le creyó. El -después Presidente- líder de la Lista 15 Jorge Luis Batlle Ibáñez lo obligó a devaluar abruptamente provocando tensiones sociales tan graves que hicieron inevitable la Dictadura Militar 1973 - 1984. La venganza del destino fue terrible, véase "Fin de Fiesta Tilinga" y "De Cenicienta a Chilindrina"..

 Estas  estructuras de dominación tienen por objetivo final la  neutralización  de  espacios  estratégicos  para  el  sistema financiero  mundial:  son  las debilidades de la  comunidad  que explotadas  persistentemente  atan el destino nacional a  grandes líneas geopolíticas de dominación mundial.

las debilidades de nuestra comunidad


uruguayos contra uruguayos

A.  Desequilibrio  territorial   básico.   Desde   su  origen independiente  nuestro  país  tuvo un  desequilibrio  territorial básico:  el  puerto de Montevideo, eliminando sistemáticamente  a sus  competidores  ya  previstos   en   el  Proyecto  Artiguista, Maldonado  y Colonia,  Proyecto derrotado entre otros por la élite costera  montevideana que hizo nuestra independencia nacional,  y nuestro  destino de "estado tapón" ,  tuvo al territorio en  tan completa  subordinación que los vastos espacios internos  operaron y  operan  como  "colonia   interna"  de  los  beneficiarios macrocefálicos: primero el gran comercio importador, luego la industria sustitutiva de importaciones y la banca, por último la clientela.  La  derrota  del proyecto  de  construcción  del puerto  de  aguas  profundas en Rocha, cuya  profundidad  natural llega  a  los  17  metros es  la  consolidación  de  la primacía  de la Ciudad Vieja en el Departamento de Montevideo.([5])

 Quienes controlaban la comercialización del  producto de los uruguayos era los dueños del puerto,  y  estos  organizaron la estructura económica  del  país para  su  beneficio,  amparados, en el dominio que  les  daba  el poseer  los  productos importados que cambiaban por los "frutos del  país".  Que la riqueza nacional quedara concentrada en pocas manos  y  que el país dependiera de los mercados compradores  fue un  todo. Que un grupo de personas en su calidad de productores o intermediarios  tuviera el poder de fijar el valor de los  campos y  los insumos, y  además el valor de los productos de importación que  cambiaban por la lana, la carne y otros, significaba que  la estructura  económica  asignaba  valores   a   partir  de  ellos,  obviamente  en  su  beneficio. Para la comunidad  ese  cuello  de botella fue fatal porque, dominándolo, se dominaba el país.

Se  repitió el esquema de denominación que fue común  a toda  Latinoamérica y por el cual,  hoy,  sufre: las  ciudades-puerto  crecieron  a  costa  del territorio  y  la  prioridad estratégica  mayor,  que  es ocupar  el  espacio  interno  fue desechada.  Los  Estados Unidos y Rusia siguieron una línea  opuesta: con  el  ferrocarril  unificaron  territorio  e  hicieron  el mercado  interno.  Latinoamérica  todavía  hoy  muestra  este error  estratégico  mayúsculo:  su   enorme  espacio  interno despoblado sin significación económica.

Con  el advenimiento del Siglo XX   y la lucha batllista por el  desarrollo autónomo se consolidó una paridad de fuerzas que  todavía hoy rige: el pacto entre la estancia cimarrona y los  beneficiarios  macrocefálicos por la carne barata.  Esta pacto   significó la   derrota   definitiva   del  proyecto batllista,  así  como el pacto entre Portugal,  Montevideo  y Buenos  Aires significó la derrota del intento artiguista  de desarrollar   un   espacio   económico   interno   entre  las Provincias de la Liga Federal.

 Este  pacto opera muy simple: como la principal y más estable producción del territorio es la carne, -reafirmada durante trescientos años de primacía- la estancia cimarrona es la  que  puede producir la carne mas barata para  consumo  o  para exportación, mientras  que  Montevideo asegura  la permanencia de la estancia cimarrona haciendo que el  excedente poblacional gane mas en moneda nacional en otras ocupaciones  que  los  propios   trabajadores  y  empresarios progresistas rurales. En tanto mas bajen los  precios internos  de  la   carne,   mas   se   amplia  la  superficie latifundista,  porque  los productores progresistas  que  se tecnifican  y  tienen  un  costo agregado  que  hace  que  su producto  sea caro, se funden. La transferencia de moneda real hacia  Montevideo no afecta a los latifundistas por sus bajos costos  y  poquísimos  beneficiarios;   afecta    al  valor producido  en dólares por los trabajadores que se los expropia el sistema para pagar a sus fieles,  pero  en nuestro sistema político y económico,  los peones  rurales  han sido cuidadosamente postergados por  los sectores beneficiarios de su esfuerzo.

  En  Montevideo,  y  las ciudades del interior,  se  ha creado  ocupación  ficticia que es el reaseguro político del pacto histórico.

  B.  Desequilibrio productivo básico.    A este desequilibrio  territorial  básico le ha seguido por  inercia un  desequilibrio productivo básico. Son menos de la  tercera parte  de los uruguayos activos aquellos que producen  bienes o  servicios reales,  esto es,  interesantes para otros pueblos y  a  cambio  de los cuales nos mandan  sus  productos.  Esto produce  una  doble  interferencia  en la economía  real:  aquellos  que  producen los bienes de los cuales se  obtienen los  productos  importados  son los que  menos  disfrutan  de ellos:  y  por  esta circunstancia,  al estar  tan  gravemente afectado  el mercado, cada vez son menos uruguayos que sufren el  "castigo" de trabajar para la exportación,  por  ende, cada  vez entran menos dólares al país. Y esto se agrava  por la  tan  peculiar  forma   en   que   las   demandas  de  los trabajadores    reales    e   industriales   del   país   son cuidadosamente    diluidas    o neutralizadas,   cuando  no directamente    aprovechadas    por    sectores    que   son, precisamente,  aquellos que se benefician de esta explotación interclase social.

  C. Dependencia del crédito externo.   A   estos desequilibrios  territoriales   y   productivos   se   le  ha agregado,  desde 1960, otro.  El país a dependido del  crédito externo  como  otra forma, en esta cultura, ya casi  "natural",  de ingreso. El sistema financiero mundial se ha asociado a las ganancias de las empresas nacionales. Donde comen dos, comen tres, dijeron.

Pero la real incidencia de esta circunstancia se  aprecia cuando se analiza el poder político que  aquellos que  consiguen  esos  dólares  han  adquirido  y  que  es  la verdadera  fuente  de poder de ese grupo  de  tecnoburócratas que  han  manejado durante cuarenta años la  economía  del país.  Estos  han  tomado la capacidad exportadora  del  país como  base  del  sostenimiento del sistema, y  los  gastos  "picos" los han financiado haciendo entrar dólares prestados  al  país,  lo que ha determinado que hoy, le queden al  país, poco  crédito y los mil millones de dólares en oro que  tiene el  Banco  República. Estos dólares no han sido  invertidos en  desarrollar  la  exportación,  por  supuesto,  sino  en reasegurar  el  sistema haciendo una transferencia global  de capitales,  la  mayor exacción sufrida por el país de que  se tenga noticia.

  El  mecanismo  ya había sido probado en menor  escala, pero  le correspondió al Contador Valentín Arismendi, sucesor de Végh  Villegas -hombre de Jorge Luis Batlle Ibáñez- en el ministerio de Economía y Finanzas, antes de que éste retomase las riendas en 1983/84, el dudoso honor de  haber librado la mas violenta batalla por la implantación del  capitalismo en el Uruguay y alejar definitivamente al  "comunismo  internacional"   que   tuvo   por  resultado  la enajenación de las mayores unidades de producción capitalista del país al Sistema Financiero Internacional.

Durante  el  proceso cívico militar que se inició  por el  desfonde  del  sistema político en 1973,  nunca  se  pudo percibir  tan claramente la dicotomía: la conducción política estuvo  a  cargo de las Fuerzas Armadas, pero, obviamente,  la conducción económica   fue   de   responsabilidad   de  los tecnoburócratas  por  cuya "confiabilidad técnica"  el  Fondo Monetario Internacional les  daba los dólares para salir de los apuros.  Necesitados los  militares  de subsidiar el sistema porque se acercaban  las elecciones  internas luego de haber perdido el plebiscito del 1980,  Arismendi  pidió  prestados   al  mercado  de  capitales dólares  por  los   cuales   pago   cifras   astronómicas  de intereses,  con  el  respaldo  y   la  garantía  del  sistema económico  nacional,  y  el valor de sus  tierras,  fábricas, barcos  y  demás bienes. Sostuvo una paridad  artificial  con esos  dólares  haciendo que la moneda nacional valiera  mucho más  que lo que era real, inundándose el mercado interno  con productos  de  las transnacionales. Los  bienes  adquiridos eran  valores  de especulación y la ecuación  productiva  del país  se paró. Nunca un jefe de sección del Banco de Previsión Social ganó tanto en dólares. La única actividad rentable fue prestar dinero y  el  sistema   financiero   en   el   país   adquirió  una preponderancia  única: la prisión por deudas, abolida ya  en la  Revolución  Francesa, advino indirectamente a este  país de  memoria  reciente mediante el cheque común. Se  blindó  el sistema  financiero casi totalmente extranjero y se blindó  al Estado, que neutralizó absolutamente a la sociedad  civil.

Era el sueño de la  dominación  burocrática perfecta:  el  Estado  ya  no  distribuía  pesos,  el  Estado distribuía  dólares  y los conseguía por si, con el  respaldo de  la riqueza nacional. Perdidas las elecciones internas, el objetivo  político  ya no tuvo prioridad: el abandono  de  la "tablita"  significo  que los pobres y ricos de este país  iban a tener  que  pagar  deudas  que habían  contraído  con  pocos pesos,  con  muchos  dólares.  Que no  tenían,  pero  algunos tenían  capitales, entonces pagarían con él. Cuando Arismendi se  fue  del Ministerio, el derecho de  propiedad  consagrado constitucionalmente  era  una  ilusión  -hipotecas  y  prendas mediante-  para aquellos que, siendo sus aliados en la cruzada anticomunista  que  terminó con las libertades en este  país, se  olvidaron  que los únicos capitalistas son los dueños  de los  dólares  que  el ministerio pidió prestados.  Nunca  una victoria  ha sido tan trágica para la derecha tradicional que confió  en la derecha burocrática para que la salvara de que los  "comunistas" y sus "aliados" no les quitaran, de las dos gallinas,  una;  y tuvo que entregar a sus aliados  hasta  el gallinero.  Pero  con  el sobreendeudamiento  y  la  asfixia cambiaria  de  los  pocos sectores capitalistas  uruguayos  la comunidad  perdió  el esfuerzo de empresarios y  trabajadores de  décadas y el país se achicó. Y desde ninguna  perspectiva ideológica es bueno que el país se achique.

  D.  Desequilibrios  sistémicos.  Al desequilibrio  básico de  la  organización  territorial  de   la  comunidad,  a  su desequilibrio  productivo,  y a su dependencia casi  absoluta de  los dólares, se le agrega, obviamente, los desequilibrios derivados  de todos los sistemas: en el sistema político y la falta  de  transparencia del sistema para priorizar  demandas de  la  base socioeconómica real. Asimismo, el alto grado  de simulación  del  sistema para evitar o diluir los  verdaderos núcleos  de controversia para superar la decadencia nacional, es  casi  mítico.  La incapacidad de las  mayorías  electorales para  hacerse  con el Ministerio de Economía y la  continuada persistencia en  minoría de la política de la "derecha burocrática",  así como  la  casi imposibilidad hasta el presente  de  articular proyectos  nacionales, esto es, con sectores nacionales, lleva a  cuestionar la viabilidad nacional entendida no ya como un proyecto autónomo, sino como un mero subapéndice sin identidad territorial del mercado mundial.

E. Debilidad  geopolítica.  La decadencia  nacional  es producto  de seguir una línea geopolítica que se agota en sí misma, dado que es un reflejo defensivo de conjuntos económicos, cuya única finalidad  es  la neutralización de un  espacio  estratégico. Hay  que  considerar que la única costa atlántica que  no  es argentina  ni brasilera, es la uruguaya: esto tiene una obvia significación  estratégica.  Sobre todo cuando  se  considera que  de  la  articulación   exitosa   de   los  intereses  de Brasil, México y Argentina se "hace" Latinoamérica. Al firmar EE.UU. el NAFTA con México alejó definitivamente esta posibilidad. Chile puede ser el puente.

  Para  percibir la significación geopolítica de nuestro país  hay que imaginarse lo que el Uruguay podría hacer,  y no  tanto  lo que ha hecho. Uruguay no ha tratado de  ser  un espacio  de  integración   de   los   mercados  argentinos  y brasileros,  llegando tarde y mal al MERCOSUR;  no  ha  tratado  de  hacer  un superpuerto  para  dar  salida  a  los  productos  del  norte argentino,  paraguayos  y bolivianos; no ha podido ocupar  su propio  espacio  interno, por eso no ha podido colaborar  en la  aplicación  de  la   línea   de   desarrollo  interno  de Latinoamérica;  y ha  seguido   mas  que  fielmente  los dictados  de  la burocracia financiera internacional  durante un  cuarto  siglo para pagar la dominación interna,  mal  puede pedir a sus  vecinos  que  den mercados  y  por  ende  dólares, cuando  los  necesita  para derivarlos  a  la  banca Internacional y no para  un  proyecto común.

Al  no  existir un planteo geopolítico único,  no  hay una  "voluntad  nacional" que exigían  los patriotas  del siglo pasado para solucionar la  "cuestión nacional".

Esta  breve reseña de las debilidades de la  comunidad sobre  las  cuales   están   montadas   las   estructuras  de dominación  no son, por cierto, insuperables, pero requieren un  mayor  esfuerzo de análisis y un renovado valor  político para asumir la dosis necesaria de verdad que nos hará vivir.

Es  necesario estudiar con mas detalle los reaseguros de la línea de denominación.

el estado príncipe


los reaseguros de la línea dominante

  "Un  príncipe prudente debe, por tanto, conducirse  de  modo  que  en  todo  tiempo  y  en  cualquier  trance,  estén persuadidos  sus  súbditos de que le necesitan y  no  pueden pasar  sin  él.  Así siempre le serán  fieles"

Nicolás Maquiavelo, página 84.

  El  análisis del Estado Uruguayo entre los  reaseguros que  explican la línea dominante entra en un capítulo de  los mecanismos  institucionales.  Dentro   de   estos  mecanismos institucionales  están  el mecanismo de la Ley de Lemas y  el doble  voto  simultáneo,  como el mecanismo  específico  para lograr  la  falta de correlación entre la política  económica votada  por las mayorías electorales y la política  económica que  se  aplica  en   realidad, lo   cual   es  una  clave  de dominación.

Pero  en  el Uruguay al Estado hay que  estudiarlo  por sí,  porque  es la resultante de todos los  desequilibrios  por los  cuales  padece la comunidad.  Debe su tamaño a su  función de  empleador  del excedente poblacional que no trabaja en  las ecuaciones  económicas  reales; y debe sus funciones al  grado de  autonomía  que la élite que lo ha dominado  históricamente le  ha  asignado  para defenderse de  las  concentraciones  de capital privado y de las exigencias internacionales

Es  el gran mecanismo centralizador que ha  colaborado activamente  en la profundización de la macrocefalia, ya  sea como  empleador,  como productor, o como consumidor, y es  el ordenador    de    las   transferencias   de   recursos,  sea agro/industria, agro/estado, o agro/industria/estado/exterior.  Como  empleador ha  sido  el medio  por  el cual se consolidó el pacto de la carne  barata de  tal  forma  que  su peso específico en  la  comunidad  es  asombroso y bastan unas pocas cifras para demostrarlo.

  Del  millón y algo de activos, hay seiscientos treinta mil  asalariados.  De ellos, casi la tercera parte la  emplea el  Estado,  pudiendo  suponer que estos  sueldos  en  moneda nacional  que les paga los deduce previamente de dólares que cientos de miles de trabajadores de  los  sectores reales  ingresan  al  país,  de los impuestos  del  resto  del sistema  y  de  los  dólares  que pide  al  exterior  con  el respaldo  del  trabajo  de las nuevas  generaciones,  ya  que con la  deuda de cincuenta mil millones de dólares, el trabajo de  las generaciones intermedias y la que está por jubilarse, ya está hace rato hipotecada.

¿Porqué   el   sistema   económico   nacional   no  ha proporcionado  en su desarrollo una ecuación económica real a esta tercera parte de la población asalariada del país?.

¿No había o no convenía?.

Todo intermediario termina por fabricarse su espacio.

Pero  además,  paga   jubilaciones   y  pasividades  a setecientos  veinte  mil  pasivos  y hace  casi  el  milagro económico  de  hacer  transferencias   generacionales  de  los recién nacidos para pagar jubilaciones y sueldos.

  La demagogia a puesto a su servicio a los sectores productivos de la comunidad. Durante las décadas de los cuarenta a los setenta "descubrió" que la inflación en pesos, -la devaluación del dólar-, transfería recursos desde los sectores populares a las arcas estatales y a sus prebendarios. Con las sucesivas crisis y agotamiento de la capacidad contributiva de los sectores populares ello ya no fue tan redituable; y "descubrió" que con el mecanismo de la devaluación de dólar -atraso cambiario- se podría transferir riqueza desde los empresarios hacia el Estado. El Estado uruguayo vive de estas dos fuentes de recursos: con la inflación en pesos -devaluación del peso- extrae recursos de los sectores populares y con la devaluación del dólar -atraso cambiario- extrae recursos de los sectores productivos, mientras que para sí ha inventado su moneda propia, indexada, el IPC, el reajuste por índice de precios al consumo. El Estado cobra cada vez más a los tenedores de pesos reajustando por IPC y gana un 24,34%; y cobra a los tenedores de dólares reajustando por IPC y gana más de un 20%. No en vano el Estado aumentó sus gastos en 2 veces y media en los últimos seis años en dólares. El pueblo y los sectores productivos al servicio del Estado, esto es, de los que se benefician con el Estado.

  Pero  veamos su peso político: dependen mes a mes  del Estado  un  millón   de   uruguayos   de   los  tres millones que habitan este país. Multipliquemos  por uno  y  medio  esta  cifra (el dependiente  del  estado  y  un familiar  en  la  mitad de los casos) y  obtendremos  que  un millón  y  medio de uruguayos dependen mes a mes  para  comer, vestirse,  educarse  y  además, sin dar satisfacción  a  casi tres  en  cuatro de estas necesidades mínimas. El  poder  de presión  que  puede  generar el estado se  asombroso,  siendo casi  imposible  denominar al sistema  económico  uruguayo como  "capitalista" a pesar de que así lo definan  los teóricos de la Ciudad Vieja.

La  experiencia del proceso cívico militar ha sido mas que  ilustrativa  y  algunos mecanismos empleados,  como  los Actos  Institucionales  7  y 9 , han demostrado  su  eficacia neutralizadora.  La forma como a su vez se gobierna el Estado se analizará seguidamente.

hacia el poder desde el estado


¿quienes y desde dónde se gobierna el estado?

"...  de forma  que es necesario tomar disposiciones para obligar  al pueblo  a  aceptar aquello mismo que empieza a no querer".

  Nicolás Maquiavelo, "El Príncipe".

  ¿Cómo  se gobierna el Estado?. Este es un  planeamiento incorrecto  de  la   cuestión   que   nos  interesa  realmente, investigar  por  cuales mecanismos algunos han  gobernado  al sistema  económico  desde  posiciones de segundo nivel  en  el Estado.  Conviene preguntarse, por ende, como se gobierna  al sistema  económico  desde  el  Estado?   Contestada  se  nos presentarán  evidencias  que nos sugieren, más que  maléfica intención  o  designio  conspirativo,   vacíos  y  mecanismos inadecuados  en el sistema político que dejan un considerable espacio  para  los  burócratas  de alto  nivel  gobiernan  al sistema  económico,  desplazando a los políticos.  Una  pista importante  es  cotejar  la  economía   para  la  cual  están diseñados  nuestros novecentistas mecanismos  institucionales y  la economía moderna. Por ejemplo analicemos la moneda. Los mecanismos  constitucionales  del país están  diseñados  para aquellos  tiempos  en que el valor de la moneda era fijado  "desde  fuera" del sistema político, y era "estable"  aún para  el  sistema económico.  Están diseñados para  el  patrón oro,  por  ejemplo.  Si los constituyentes  de  1830  hubiera sabido  que la paridad bancaria es fijada por los Presidentes de  los  Bancos  Central  y República,  no  hubieran  gastado tantos  artículos  en otras materias, y  seguramente  habrían establecidos  controles parlamentarios de manera que el valor del  trabajo  de cada uno de los uruguayos tuviese mas  apoyo en la soberanía popular, que el que tiene actualmente.

Hay    un    grave    desajuste   de   los   mecanismos institucionales respecto del "tempo" de la economía moderna.

Haciendo  una  breve reseña de  aquellas  asignaciones sobre  el  sistema  económico  que  no  necesitan  leyes  ni decretos,  se  podrá  medir  el espacio  de  maniobra  conque cuentan los tecnoburócratas.

Sin  la  aprobación  parlamentaria y sin la  firma  del Presidente,  el Equipo Económico de Gobierno puede: a)  fijar el  valor de la moneda nacional respecto de la moneda mundial de  referencia, caso el dólar, por medio de los mecanismos de emisión,  operaciones  a  mercado  abierto,  filtraciones  de datos  económicos, contracción o ampliación de circulante por medio  de la fijación de encajes, responsabilidad patrimonial neta  mínima de los bancos, directivas al sistema financiero, respaldo  o  ausencia de respaldo a bancos en  dificultades;  b)  puede  dirigir el crédito manejando a la baja o alza  las tasas  de  interés,  y  si estas  superan  las  más rentables inversiones  en  los  sectores reales, pueden  pasar  de  una economía  de  producción  a una de especulación;  c)  con  el manejo  cambiario pueden fijar el valor que cobren en dólares todos  los  trabajadores de la actividad pública  o  privada, por  encima o por debajo de lo que nominalmente está previsto en  el  Presupuesto  Nacional,  que   este  si,  requiere  la aprobación  del  Parlamento  y la firma Presidencial;  d)  al manejar  el  ingreso  real  en moneda de  fuerte,  se  incide directamente  sobre la rentabilidad y por ende, obre el nivel de  empleo  y  la   tasa   de   desempleo   de  la  industria abastecedora  de mercado interno y el comercio en general;  e) y  como  siempre el sistema político ha dejados en  manos  de los  Ministros  de  Economía  la  renegociación  de  la  deuda externa  y  los nuevos "créditos frescos" que  oxigenan  el sistema,  estos  han   aprovechado   tal  circunstancia  para regular  el  impacto  sobre  el   sistema  económico  de  los perfiles  de  la  deuda,  la entrada gradual  de  los  nuevos créditos  y  los  "condicionamientos"  del  Fondo  Monetario Internacional,  que incluyen los "períodos de gracia "  y los  períodos  en los que se suponen se habrá de pagar durante la gracia;  logrando la  tecnoburocracia un inmenso espacio político de maniobra.

Esta  brevísima reseña, incompleta por lo demás porque no  se  ha  mencionado sobre el comercio exterior, ni  los  "condicionamientos"  para  las inversiones, ni las  potestades del    súper ministro que sin embargo no pueden ser interpelado  como  el  Director de la Oficina  de Planeamiento  y  Presupuesto, considera parte del  margen  de maniobra "normal ",  y no los casos extraordinarios.

  Los  casos  extraordinarios,  como por ejemplo los sucedidos  durante  la Dictadura Militar cuando los  Ministros  Vegh Villegas  y  Valentín  Arismendi  incidieron  despiadadamente sobre  el endeudamiento nacional y sobre el destino, las  mas de  las  veces suntuario que dieron a esos fondos, y aún,  en el  colmo  de la irrealidad, se atrevieron a  propagandear  y empezar  a  aplicar  un   "nuevo"  proyecto  geopolítico nacional,  imaginándonos con una banca "off shore" que  nos constituiría  en una plaza financiera internacional al estilo de  Bahamas  a  la   isla   Gran   Cayman,  donde,  según  lo previsible,  nos  alimentaríamos de los céntimos que  se  les caen  a  los  miles  de dólares  por  concepto  de  servicios bancarios.

La  ley  del  secreto bancario, además de  blindar  al sistema  financiero extranjero que opera en el país , fue  el inicio  de  una  nueva  ecuación  geopolítica  de  viabilidad nacional  en  la  cual  sobramos   dos  millones  y  medio uruguayos  y  ciento  setenta  mil  kilómetros  cuadrados  de tierra  fértil. Pero fueron previsores: ataron a un millón  y medio  de uruguayos al Estado y al Estado lo ataron al Sistema  Financiero Internacional  por medio de la "compra de carteras",  por si acaso...

  La situación de plaza financiera con secreto bancario del depositante tiene otras ventajas. El Estado Uruguayo que necesita un depósito siempre disponible de recursos para endeudarse mediante sus bonos ó euro bonos ó Letras de Tesorería -que ese era el objetivo- ha asumido que no le interesa a su señorío saber si el depositante es tambero de San José ó narcotraficante colombiano. Principios son principios, se dice.

 El  análisis  anterior supone el espacio  de  maniobra sin  que  se requiera la firma presidencial ni la  aprobación de  las  Cámaras.  Estamos  hablando  del  espacio  de  altos funcionarios  públicos que no son representantes directos  de la  soberanía popular, y como la costumbre es que se roten en los  cargos  "porque  la gente se desgasta", la  renuncia  de parte  del Equipo Económico cada uno o dos años es el gambito final.

En  tanto  cada  día  se vuelve mas  difícil  para  el Parlamento  controlar  al Equipo Económico, no ya solo en  el sentido  de no poder interpelar al "súper ministro".  Como la derecha  burocrática protege celosamente su último reducto de poder,  una  interpelación  al Ministro de Economía  es  casi impensable,  por que significa ni mas ni menos que una guerra declarada  al  partido de Gobierno, y sus resultados son  más que  dudosos.  Un ministro que no sea de la  línea  dominante debe,  por  lo  menos, estar dos años para  desatar  toda  la complejísima  traba  de condicionamientos que  los  Ministros anteriores  le  dejan invariablemente:  como la  viabilidad  a largo  plazo de la línea dominante es nula y no da vida, esto es,  mercado,  crecimiento,  desarrollo,  recursos  genuinos, porque  su  propia  dinámica   es   la  neutralización,  cada Ministro  se  ve  obligado  a gastar un poco  mas  del  único recurso  que tiene el país actualmente, su crédito externo, o sea,  los bienes y servicios que produzcamos los uruguayos en el futuro,  ó,  quizás mejor dicho,  los uruguayos del futuro, -si es que en el futuro siguen naciendo uruguayos, claro, capaz merco suriano al medio.

  Pero,  el  Parlamento  puede  empezar  a  desatar  los entramados  tomando conciencia que esto no es una crisis, las crisis  en realidad ya pasaron, esto es la decadencia por  la casi completa neutralización.

La  espiral decadente es sencilla:  el primer tramo  de todo  gobierno apoya a los empresarios de los  sectores externos,  luego,  por la presión del descontento montevideano y  popular  de  los trabajadores, interfiere en  el  tipo  de cambio  y  baja  la inflación, transfiere  riqueza  del  agro primero,  luego de la industria, y cuando los sectores reales ya  no resisten más transferencias, hace una gran devaluación que  implica  la transferencia contraria:  del salario de  los trabajadores  hacia los empresarios, dando por resultado  una gran  crisis económica y tensiones políticas mayores. A  esto se  sucede una nueva ola emigratoria, el recambio del  Equipo Económico  y  a  comenzar de nuevo: fortalecimiento  de  los sectores  externos, etc.  Este nudo gordiano se desata por  un esfuerzo  de  crecimiento  de  una   década,  por  lo  menos, fortaleciendo  a  los empresarios medios y pequeños y  a  los trabajadores  todos  de  los   sectores  reales,  porque  sin crecimiento  de  los  sectores  externos,  que  son  los  que producen  para  que  se pueda importar ,  los  uruguayos  nos vamos  a  seguir  vendiendo  "versos"  entre  nosotros,  es decir,  actividades  económicas  improductivas  o  ecuaciones económicas  "irreales" .  Y esto no lo hace ningún país  del mundo: se producen bienes o servicios, pero "versos",  no.

  A  los  norteamericanos,  rusos, alemanes o japoneses  no  les interesan  los  "versos",  sólo bienes o servicios.  La  triste realidad  es que los únicos que compran (ó mas  precisamente, les  hacen  comprar)  "versos"  son los trabajadores  de  los sectores  externos  uruguayos   que   produciendo  todas  las divisas,  ganan pocos pesos.

la minoría gobierna y la mayoría se opone


el sistema político

"No  es  aconsejable la alianza con otro más  poderoso para atacar a un tercero porque después de la victoria se queda a su merced,  cosa que ha de evitarse en lo posible". 

N. Maquiavelo.

Tenemos  expresado que el individuo  protagoniza  en todos los sistemas de la vida   comunitaria,  pero principalmente  en  lo  político,  en lo económico  y  en  el cultural.  Luego  de  incontables luchas por la  libertad  se había  ganado  el  título honroso de ciudadano,  parte  de  la soberanía.  Decide  con  su voto quien  gobierna.  Ahora  los medios,  oportunidades, mecanismos, efectos finales del  voto y  procedimientos fue materia de entendidos, de entendidos  e interesados.

Tenemos  asimismo dicho que la primera Ley de Lemas  es de  fecha  5 de mayo de 1934,  dentro del golpe de  Estado  de Terra  y  dictada trece días antes de entrada en vigencia  de la  Constitución  terrista del 1934. es decir fue  dictada  por autoridades  de  facto.  La ley del 23 de mayo de 1939  es  la segunda  Ley  de Lemas,  dictada bajo la Constitución de 1934. Completa  el cuadro institucional la ley fundamental No. 2  y sus  modificativas,  la No. 4 y el Acto Institucional No.  18 de 1984, conocidas aquellas como "Orgánicas de los  Partidos Políticos". Actualmente se hallan derogadas y la reglamentación  de  la  materia  es por  demás confusa.  Las primeras  leyes del 34 y del 39 se dictaron en circunstancias apuntadas  para reforzar el período electoral de la coalición bipartidaria de derecha terrista/ herrerista.

Pero  no  es casual que los mecanismos por los  cuales los  ciudadanos  expresemos opinión hayan sido dictados  bajo dictaduras.  En  el 34 los oficialistas eran mayoría  y,  por ende,  restringieron  el  uso  del   lema  y  lo  dejaron  en monopolio  a  las  autoridades   partidarias.  Luego  de  las elecciones  internas del 82 los oficialistas eran minorías  y se amplió, como era de conveniencia, el uso del lema.

  Por  último  falta para completar el cuadro,  el  artículo 151  de  la Constitución vigente del 67 que establece que  el Presidente  de la República será elegido a mayoría simple  de votantes  mediante  el  sistema del  doble  voto  simultáneo, acumulados  los  votos  del  lema,  estando  prohibida  la acumulación  por sublemas. El presidente es el candidato  mas votado  del  lema  mas  votado,  lo  que  no significa  que  el presidente  sea  el ciudadano mas votado,  ni que  el  Partido triunfante  sea el que tenga la mayoría absoluta de votos  de los ciudadanos.

  Estas  disposiciones son altamente objetadas:  desde la frese  picaresca  que expresa "En el Uruguay el voto  es  tan secreto  que ni el propio ciudadano sabe a quien vota"  hasta el  hecho  histórico  indiscutible  que,  en  un  sistema  no bipartidista  como  el actual, el sistema  electoral  divide los  votos  de  una  oposición  que  es  mayoritaria  en  las Cámaras,  y  que  por   ello   resulta  atentatoria  para  la estabilidad  institucional.  Hace  que la  democracia  caiga, como  en  el 33 y el 73.  Lo que no es un misterio, y  resulta ser  una  carta  de triunfo para algunos  sectores  es  para donde cae la democracia; cae para la derecha.

El  mecanismo resulta simple pero funesto para tiempos difíciles,  o  para  un proyecto de  cambio  sistemático.  La minoría  mayor  del  país elige el Presidente, y  la  minoría mayor  del  Partido ganador elige al Equipo Económico,  yendo los demás sectores "al desvío" como se dice popularmente.

  Resultado:  rara  vez  el Ministerio  de  Economía  ha tenido  un  respaldo parlamentario mayor que la mitad de  los votos  del  Partido  ganador,  y   aún  cuando,  por  acuerdo internos,  tienen todos los votos de su Partido, estos no son suficientes  para  aprobar  leyes  como  la  del  Presupuesto Nacional.  Queda como evidencia que en el mejor de los  casos al  sistema económico nacional lo gobierna una minoría de los votos  del país, y en el peor de ellos,  el Ministro tiene  un respaldo  del 20 al 25% de la soberanía nacional.  Parece  que el  título de ciudadano de los habitantes no hace  demócrata al  país, si el sistema es gobernado institucionalmente desde minorías.

  ¿Puede  pensarse  que  este   sistema  político  puede enfrentar  un mundo al que sólo se accede ventajosamente cuando hay  una fuerza férrea y mayoritaria voluntad nacional  sobre un proyecto geopolítico claro?.

el plebiscito de 1996


dos países

En un esfuerzo reformista en 1996 inspirado en otras circunstancias, la coalición de gobierno de centro, derecha e izquierda que gobierna el país, propuso y logró la segunda vuelta, ó ballotage y elecciones internas para los partidos políticos. Así era el slogan electoral. Pero a poco que se estudiara el texto surgía la intención:  era la dominación de los contribuidos.

En un ignoto "detalle" estaba una punta: se elevaba a dos tercios de cada Cámara la posibilidad de levantar un veto a una modificación presidencial de un texto de ley propuesto por el Parlamento.

¿Usted es constitucionalista?. Yo no. ¿Qué significaba ésta propuesta?.  

Lisa y llanamente significa que el Sr. Presidente de la República administra y legisla. Adieu Montesquieu.  

Usted, amigo lector, es un diputado por Artigas y -convenientemente mandatado por sus correligionarios- propone un proyecto del Ley al plenario de la Cámara de Diputados. Ésta lo remite a estudio por una Comisión. La Comisión informa favorablemente su Anteproyecto de Ley. Estamos de suerte.  

El -ahora- Proyecto de Ley va al plenario, y -estamos de más suerte- se aprueba. Pasa al Senado y estudiado convenientemente, también se aprueba. Es el Paraíso Terrenal. Por fin Usted va a ponerle nombre a una Escuela de su Departamento de Artigas. Pero, -y he aquí el infierno- El Poder Ejecutivo lo veta. ¿Qué diablos es eso?. Significa que lo observa, que no le gusta el nombre para su Escuela, que lo va a modificar. Usted tiembla.  

El Poder Ejecutivo propone otro nombre para la Escuela que Usted quería llamar como lo propuso en su proyecto.  

El Poder Ejecutivo propone llamar a su Escuela con el nombre de "Hechos de Febrero de 1973" y Usted le quería llamar "Democracia". Conforme a la Reforma aprobada si el Poder Ejecutivo cuenta con un tercio, -si, la tercera parte de un todo, no la mitad más uno, la tercera parte, es decir, la minoría,- de la Cámara de Senadores ó de Diputados (cualquiera de ellas dos) veta la Ley. La modifica. Usted. mi amigo, que quería llamar a su escuela "Democracia" va a terminar llamándola "Hechos de Febrero de 1973".

El Poder Ejecutivo es el verdadero Poder Legislativo. Adieu Montesquieu. Pero queda otro detalle. El detalle de la elección de sus gobernantes.

En ocasión de esta campaña electoral publicábamos en "El Telégrafo" de Paysandú lo que sigue:

  "A los efectos de propiciar un imprescindible debate técnico que saque el tema de la propaganda política común para beneficio de aquellos que decidan guiar su opinión por criterios objetivos, conviene repasar lo que continúa de la tradición constitucional del país en esta Ley Constitucional y aquellos cambios que afectan principios fundamentales.

En la Convención Nacional del Partido Colorado celebrada el domingo 8 de setiembre (de 1996) pasado votamos negativamente esta Reforma fundados en que se apartaba sustancialmente de la tradición nacional en materia constitucional, pero conscientes de la decisión tomada por más de ciento treinta convencionales presentes de los quinientos que componen el cuerpo, no quisimos argumentar por nuestra parte acompañando el objetivo de llevar la cuestión de estas diferencias de principios a la decisión popular.

  La democracia uruguaya nunca fue de arriba hacia abajo.

  El mecanismo establecido en la Disposición Transitoria Agregado W) literal d) de la Ley Constitucional "ata" las listas de candidatos a la presidencia con las listas de convencionales nacionales y departamentales para que sean materia de las opciones sobre las que el pueblo deberá pronunciarse en las elecciones internas de abril del año electoral.

La resultante de este mecanismo es que la personalidad política más relevante, -el presidenciable-, el dueño de la lista, sea el gran elector de la política nacional, integrando aquella con leales a su persona. Quien previamente no sea elegido por algún presidenciable no tiene derecho a ser elegible por sus conciudadanos.

Esta institucionalización de los "personalismos" no tiene ningún antecedente en la tradición constitucional y puede significar el fin de los partidos tradicionales al convertirles en simples fracciones personalistas en la búsqueda del poder.

De principio los partidos se organizan en torno a ideas, no a personalismos. Esa es la tradición batllista.

El régimen vigente de la Carta Orgánica del Partido establece que los convencionales sean elegidos por circunscripciones departamentales y de éstos, se integra una Convención Nacional que es la única que nomina a los cargos electivos de Presidente, Vicepresidente, y Senadores.(arts.79 y ss. que por la Ley Constitucional se derogarían implícitamente).

Transformar a los candidatos a presidentes en grandes electores que "digitan" las listas de convencionales es la más severa restricción a los derechos constitucionales consagrados por el art. 77 de la Constitución de la República,

"Todo ciudadano es miembro de la soberanía de la Nación: como tal es elector y elegible en los casos y formas que se designarán"; 

y viola el espíritu republicano al realizar una clara alteración del sentido del art. 8 de la misma: "Todas las personas son iguales ante la ley no reconociéndose otra distinción entre ellas sino la de sus talentos o las virtudes".

Como se advierte, por el indirecto camino de conformar listas de convencionales para que sean refrendadas -no elegidas- por los ciudadanos en elecciones internas, el que resulte candidato único del Partido a la Presidencia de la República elegirá con sus leales a quienes serán los candidatos a Ediles, a Intendentes, a Diputados, y a Senadores.

Esta asombrosa centralización del poder en los presidenciables no registra ningún antecedente en nuestra tradición política cercana ni lejana. Al contrario. La vigente Constitución de 1967 garantiza la plena libertad en este sentido. Consciente de que la democracia no es sólo elegir representante, sino a quien nosotros queremos como representante, la tradición nacional fue unánime en el respeto a estos principios.

El  eximio constitucionalista Justino Jiménez de Aréchaga resumía la tradición nacional sobre este tema: "Pero cuando la confección de las listas se realiza exclusivamente por intermedio de las autoridades partidarias, el voto por listas puede transformarse simplemente en un voto de adhesión partidaria, cuando no se da a los adherentes del partido la libertad de influir en su constitución". (Teoría del Gobierno, Tomo I, pag.129, FCU, Mdeo. 1974.)

Las limitaciones a los derechos constitucionales a elegir y a ser elector establecidas por esta Ley Constitucional al transformar a los presidenciables en los únicos grandes electores del sistema sólo encuentran antecedentes en las manipulaciones que sobre aquellos derechos realizan los gobiernos de fuerza. 

el ejemplo soviético

 En la teoría del Estado Soviético es donde se aprecia claramente cómo ciertas disposiciones sobre el sistema electoral implican la negación de libertades constitucionales. En primer lugar no todos los habitantes podían ser ciudadanos, o sea, gozar de los derechos a elegir y ser elegible para los Soviets. Electores y Elegibles eran: a) los que se ganan la vida con su trabajo productivo, b) los soldados, c) los que han perdido, en cierta medida, su capacidad de trabajar.

El art. 65 de la Carta de 1936 establece que "No pueden elegir ni ser elegidos a) los que perciben rentas del trabajo ajeno, (...)".

Las siguientes disposiciones muestran la contradicción entre principios y mecanismos, y cómo manipular el derecho a presentar candidatos es el gran secreto del sistema electoral:

"art. 141.- Las candidaturas se presentan en las elecciones por circunscripciones electorales. El derecho de presentar candidatos se garantiza a las organizaciones sociales y a las asociaciones de trabajadores, a las organizaciones del Partido Comunista, a los sindicatos, a las sociedades cooperativas, a las organizaciones de la juventud y a las sociedades culturales".

Artículos de la Constitución de la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas, 1936, URSS.

"En definitiva, queda todo supeditado a la sola voluntad del Partido Comunista, desde que es el único admitido" expresa el Dr. Aníbal Luis Barbagelata, Catedrático Adjunto de Derecho Constitucional, en "Teoría del Gobierno", Tomo I, pág. 60 y ss., Justino Jiménez de Aréchaga, citado.

El Partido Comunista era el gran elector en el sistema soviético.

la tradición del Partido Colorado

En la tradición partidaria nos basta ilustrar con el mejor antecedente. Don José Batlle y Ordóñez ante la Convención Nacional del Partido Colorado reunida el 25 de mayo de 1916 dijo refiriéndose a su proyecto de Poder Ejecutivo Colegiado: "Mi empeño capital al proyectarla tendió a eliminar de nuestros códigos las Leyes que confieren a un solo hombre los medios de ejercer la totalidad del poder público y tendió, además, a confiarla en un número muy considerable de ciudadanos y, en definitiva, al país mismo. En todo lo que he proyectado se hallará evidenciada esa intención". Héctor Gross Espiell, Esquema de la Evolución Constitucional de Uruguay, FCU, 1974.

De la suma de antecedentes analizados surge una inequívoca conclusión: difícilmente podría llamarse "democrática" a esta Ley Constitucional aprobada y sometida a plebiscito el próximo 8 de diciembre, pues la democracia de la tradición nacional requiere de la mayor libertad conciliable con el orden para que los ciudadanos reunidos por sus ideas accedan al gobierno mediante el voto de sus vecinos.

En las internas partidarias es notorio que se intenta cerrar todos los caminos a la renovación consagrando el poder de cúpulas con el notorio peligro de que se intente gobernar una época a la que precisamente se empieza por no entender.

Si Usted, estimado lector, desea contestar, hágalo. Me voy a remitir a lo mejor de la tradición:

  "Empiezo por hacer notar que el régimen presidencial vigente no tiene ninguna justificación lógica que hasta se podría calificar de absurdo sin incurrir en demasía. Por mi parte sólo me lo explico impuesto por la necesidad y la urgencia. La democracia ha trabajado demasiado apresuradamente y le ha faltado campo para hacer experiencia. Rodeada de reyes, abrumada por los reyes, su tarea fundamental fue suprimir los reyes. Pero, careciendo de antecedentes ilustrativos, creyó buenamente que para que la sociedad marchase, era necesario sustituir al rey con algo que se le pareciese. Y sin tiempo para mayor examen, urgida por los sucesos, colocó en el sitio del rey al presidente; sin advertir, que en definitiva, no había hecho más que crear un pequeño rey, un rey no vitalicio, elegido a término, pero que tiene, evidentemente, toda la autoridad, toda la importancia, todos los honores, hasta toda la impunidad que tienen los reyes. El sistema presidencial, no debe ser considerado pues, para honor de la democracia, sino como un estado provisorio, un estado de transición. Y el paso que queremos dar con el Ejecutivo Colegiado, tampoco constituirá seguramente, un estado definitivo, y no importará otra cosa que un nuevo esfuerzo en la lenta y natural evolución hacia el perfeccionamiento gubernamental. Creo firmemente, que el gobierno verdaderamente democrático será un día el gobierno del mayor número, y que es a eso, fatalmente, donde nos llevará el progreso".

Domingo Arena, 17 de mayo de 1913, Conferencia en el Stella D'Italia".

  No quedaba casi nada por decir. Alguna prensa callaba moderadamente. Algunos medios de difusión,  -que eran los publicistas del régimen contratos de publicidad oficial mediante- alardeaban. Treinta millones de dólares en contratos de publicidad oficial estaban de por medio.

El país votó. En las zonas de mayor concentración industrial y en las zonas más pobladas ganó el NO a la Reforma. En el centro del país, -desinformado y sin dirigentes- ganó el SI a la Reforma, por un pequeñísimo porcentaje.

Los dirigentes de la clientela cavilaban. Habían perdido la adhesión de casi setecientos mil votos.

Pero la reforma les salió mal: primero se descubrió por evidente que atando las hojas de votación en las elecciones internas al presidenciable de turno la rotación en el poder quedaba sólo limitada a los poliburócratas sistémicos -dueños de los aparatos burocráticos de los partidos-; y segundo: la doble vuelta inauguraba un superlema poli burocrático: cúpulas blancas, coloradas, nuevoespacistas y astoristas contra todo intento de reformar la demagogia con clientela beneficiaria que defienden.

La Reforma salió mediante súplica presidencial el último día antes de la elección,-violando la veda electoral-,  cartas rogatorias y amenazantes a los funcionarios públicos, y en los descuentos. Salió por nueve mil votos, en parte aportados por la izquierda nacional de astoristas y miquelinistas. Eso sí que es sorpresa.

Pero quedaron los campos bien definidos.

Si estamos a los votos en el Parlamento el SI tendría que haber triunfado por 1.685.000 contra 400.000. La realidad indicó un empate técnico: dos países.

  Los líderes de la clientela no citan a sus convenciones partidarias, a pesar de saber que perdieron casi 700 mil votos sobre la votación parlamentaria. En un país de tradición parlamentarista esta tamaña falta de representatividad hubiera hecho caer al gobierno y hubiera provocado elecciones anticipadas. Pero la demagogia uruguaya no concede elecciones, es demagogia, no democracia.([6])

  El futuro y la realidad son los grandes enemigos, los grandes subversivos de la demagogia. Sigue contrayendo deudas, pero la juventud no las ha consentido. Sigue llamándose democracia, pero no llaman a elecciones. Siguen hablando de justicia, pero manipulan nombramientos de fiscales, intentan seguir embozalando fiscales para tapar su descomposición, corrupción, a esta altura, indisimulable.

  Desde el exterior se mira con lástima a este pequeño país y se dice "burocracias corruptas",  "corrupción política", "oligarquías corruptas" pero sólo miran, están ellos muy ocupados en su propio futuro.

  Los poliburócratas debieran de mirar al ejemplo de la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas. La mayor y más poderosa burocracia de dominación política, económica, cultural y espiritual que haya quedado registrada en la Historia.

  Hoy no existe. La terminó la huelga de creadores, primero, y de contribuyentes después. Debieran recordar que los jubilados de la URSS cobran sus jubilaciones con mucho retraso. El pueblo ruso no pudo pagar su propia dominación. En marzo de 1997 ochenta mil rusos hicieron una manifestación en la Plaza Roja de Moscú pidiéndole al Presidente Yelsin que les pague sus sueldos, jubilaciones y pensiones. Hacía 23 grados bajo cero en Moscú ese día.

final

Si un sistema que no paga a los que trabajan y se encuentra endeudado más allá de todo límite racional, y sin tener el consentimiento de la juventud para seguir contrayendo deudas, sigue haciéndolo y sobrevive, sería un caso único. Un caso único de sobrevivencia.

No obstante todo lo apuntado queda algo por decir:

¿Qué llevó a José Artigas a no conformarse con ser un caudillo regional dueño de vidas y haciendas y tentar el ideal de conjunto por el cual terminó muriendo solo?.

¿Qué fuerza extraña impulsó a José Batlle y Ordóñez a abandonar la fácil rotación en el poder de un pequeño país a lo cual lo llevaba -casi inercialmente- su condición de hijo de ex-Presidente; y terminó, abandonado por sus discípulos, traicionado por sus "fantasías acerca de la justicia social y de la libertad"?.

y después

Llegará un tiempo en que cada uno de nosotros resulte insustituible para la especie, y llegará un tiempo en que sea posible la felicidad y cierta la esperanza. Pero para eso falta nuestro esfuerzo en torno de ese futuro entre todos, faltará asimismo que no sea verdadera ni la mentira ni el error de las historias individuales, sobrevendrá vívida la carencia del amor recortado y asimismo estará ausente el desigual reparto de las esperanzas y de la ilusión.

Habremos distribuido convenientemente el peso del conjunto y la certeza absoluta de la vida plena.

Faltará tu esfuerzo y tu historia para que eso sea de veras posible.

Edición del Autor. Mayo de 1997. Prohibida su reproducción sin permiso escrito. Paysandú. Uruguay.



[1] "El País" de Madrid informaba el 27 de marzo de 1998 que el Primer Ministro británico Tony Blair identificó áreas específicas que, a su juicio, deben ser tomadas inmediatamente en cuenta. Una de ellas tiene que ver con el abismo de pobreza que instala a los jubilados y la niñez en el escalón más bajo de ingresos y posibilidades. Otro, con el sistema que tan a menudo ha desanimado a la gente a abandonar la seguridad social para incorporarse al sistema laboral. Finalmente está el enraizado sistema del fraude: la gente que vive de los beneficios sociales sin contemplar el valor y necesidad de su concurso en la fuerza laboral.

En suma, Blair propuso una revisión honesta de las posibilidades del Reino Unido para recuperar su sitio en el altar del sistema de bienestar social, pero con la exigencia activa de prescindir del lastre que suponen los aprovechadores, sus demandas de holgazanería y los pretextos físicos y sociales que a menudo engatusan a un sistema de seguridad social a punto de caer en la categoría más ínfima de vulnerabilidad ante la farsa.

[2] "La gente de FUCREA lo comprobó comparando la canasta básica de hace 5 ó 6 años a esta parte, cuando se necesitaban 24 novillos para mantener una familia tipo y ahora se necesitan 43. Entonces los 25 dólares netos que le quedan por hectárea son mucho más flacos que los de hace 5 ó 6 años y no es más que lo que la Asociación Rural ha venido denunciando sobre el atraso cambiario o inflación en dólares, o adelanto inflacionario, llámesele como quiera, pero no hay elemento productivo, no hay tecnología que pueda contra este factor que erosiona gravemente la rentabilidad de la empresa agropecuaria" Ing. Agr. Gerardo García Pintos, presidente de la Asociación Rural del Uruguay.http://Isa.Isa.com.uy/cronicas/951201/garpin.html

[3]  Senador Gargano, Secretario PS, "La República" 18 mayo 1997

[4]  http://Isa.Isa.com.uy/cronicas/960510/imp.html.

[5] El esfuerzo tributario que está realizando nuestro Departamento es extraordinario y bastan algunas pocas cifras para apreciarlo.

Por concepto de impuestos se van a Rentas Generales más de cien millones de dólares, si consideramos que la presión fiscal supera holgadamente el 30% de un total de riqueza generada anualmente de quinientos millones de dólares, el PBI departamental.

Esta tributación resulta más que duplicada si tomamos en cuenta la deducción de riqueza departamental realizada mediante el mefistofélico "atraso cambiario", impuesto similar a las antiguas "detracciones" que se aplicaban al agro, pero ahora se aplica a todos los sectores reales de la economía, esto es productores de bienes y servicios orientados al mercado externo.

De un total de quinientos millones de dólares producidos anualmente en Paysandú, más de la mitad son bienes exportables que se cobran en dólares y al haberse abaratado el dólar respecto del peso en sumas superiores al 50% por la política del "ancla cambiaria", se deduce que más de ciento treinta millones de dólares de poder de compra de 1989 se transfieren hacia el Estado.

En resumen, en datos muy aproximados ya que cifras sobre esta tributación no son proporcionadas por las oficinas técnicas oficiales, por medios directos e indirectos, van hacia el Estado más de doscientos cincuenta millones de dólares, es decir, desde 1989 a la fecha, se tributa la mitad de lo que produce el departamento, año a año, con lo que se asemeja lo recaudado en las regiones con lo que se recauda a las familias.

[6] El Presidente Chirac de Francia convocó a elecciones anticipadas y perdió. Sus émulos compatriotas no quieren repetir el error.

inicio      comentarios